foto

foto

Translate

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Carlos II de Rumanía


Carlos II de Rumanía (en rumano: Carol al II-lea al României; Sinaia, Rumania, 3 de octubre de 1893 - Estoril, Portugal, 4 de abril de 1953), rey de Rumanía, hijo de Fernando I y María de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Carlos fue el primer monarca rumano nacido en Rumanía, ya que los tres anteriores nacieron en el extranjero. Una vez que su tío, el rey Carlos I de Rumania murió, le sucedió Fernando I y Carlos se encuentra a los 21 años como heredero al trono. Durante la Primera Guerra Mundial contrajo matrimonio morganático en secreto en la ciudad de Odesa, con una rumana llamada Zizi Lambrino, hija de un mayor del ejército, que le dio un hijo, Carlos de Hohenzollern, pero esta boda fue anulada, y en 1921 casó con la princesa Elena de Grecia, hija del rey Constantino I.
               
De este matrimonio nació un único hijo, Miguel I, pero la unión fracasó, y Carlos II renunció a sus derechos dinásticos. En 1930 logró apoderarse del trono. Su gobierno, en el que su amante Magda Lupescu tuvo un papel decisivo, fue represivo y corrupto.

Cursó estudios militares en Potsdam antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. Durante su estancia en Alemania adquirió admiración por la fuerza y eficacia del ejército alemán, que mantuvo durante su reinado.

En 1918, durante la estancia de la corte en Iaşi tras la desastrosa campaña del otoño de 1916 que obligó al gobierno a evacuar la capital, estableció relaciones con una plebeya, Zizi Lambrino, con la que contrajo matrimonio en la catedral de Odesa en contra del parecer de sus padres y del gobierno.

 Tras el regreso de la pareja a Rumanía el gobierno presentó la validez del matrimonio ante el Tribunal Supremo, que lo invalidó antes de un año, para disgusto de Carlos. Carlos fue enviado como exilio interior Bistriţa donde conoció a su futura amante y posterior esposa, Magda Lupescu, por entonces esposa de un oficial del ejército. Más tarde se le envió a un viaje por todo el mundo para intentar que olvidase a su primera esposa. A su regreso de este, en Suiza, conoció a la que se convertiría en su segunda consorte, Elena de Grecia, princesa de la casa real griega y su prima segunda.


En marzo de 1921 casó con Elena en la Catedral Metropolitana de Atenas, pero el matrimonio fracasó. El fogoso Carlos y la recatada Elena resultaron incompatibles. En diciembre de 1925 se fugó con Magda Lupescu, hija de un comerciante judío y renunció al trono. El 28 de diciembre de 1925 se anunció su renuncia a sus derechos de sucesión en favor de su hijo Miguel, acción que la oposición del PNŢ no respaldó, rumoreándose que el dirigente liberal y primer ministro, Ionel Brătianu, antagonista de Carlos, había forzado al rey a excluir a aquel de la sucesión.

Carlos vivió cómodamente en el exilio entre Londres, París y los lugares turísticos de moda. Durante estos años se forjó una fama de disoluto y mujeriego, personaje habitual de la Prensa rosa. Algunos elementos se fijaron en él como posible fundamento de un nuevo sistema político en Rumanía, ajeno a la democracia, mientras que los liberales en el poder se le opusieron.

Carácter

Tras haberse labrado en su juventud una fama de conquistador y vividor, en su madurez se mostró como un político astuto, desplazando a los partidos tradicionales del poder, aunque sin demostrar ser un estadista de valía. Con una inclinación notable hacia el ejercicio del poder y unas vagas ideas políticas, no contaba con ideas económicas sólidas propias, sino que se apoyó en los industriales que fueron ganando poder a lo largo de su reinado.

Regreso, ascenso al trono y gobiernos nacional-campesinos

El 6 de junio de 1930 Carlos regresó por sorpresa a Bucarest en avión. Contó para su coronación con el apoyo de amplios sectores de la población que deseaban un monarca maduro que pudiese serenar la vida política.

Pronto el rey mostró que su ambición era una transformación diferente, rodeándose de partidarios, conocidos como "la camarilla" (camarilă), principalmente industriales, financieros y políticos de derecha. El rey se convirtió rápidamente en el centro de la vida política del país y comenzó una estrategia de minado de los partidos tradicionales, alentando disidencias internas y tratando de atraer a algunos descontentos.

Gobiernos de transición y regreso de los liberales

Entre la renuncia de Maniu en octubre de 1930 y el regreso de los liberales al poder en noviembre de 1933 la situación del país fue más confusa de lo habitual. La crisis económica atenazaba al país y el sistema político semidemocrático comenzaba a desintegrarse y se fortalecían los movimientos extremistas. Carlos trató, infructuosamente, de reordenar la vida política de la nación. Pensaba que los partidos tradicionales habían perdido su razón de ser y deseaba sustituirlos por elementos más "modernos", introduciendo al principio un gobierno de personalidades, ajenas a los partidos. El 18 de abril de 1931 ponía en práctica su idea encargando la formación del nuevo gobierno al famoso historiador Nicolae Iorga, que compuso un gabinete de personalidades alejadas de los partidos principales. Inmediatamente Carlos anunció su intención de presidir los consejos de ministros semanalmente.

Pronto, sin embargo, surgió el desacuerdo entre el rey y su gobierno, debido a la crisis que hizo a este decidir reducir el sueldo de los funcionarios, medida a la que el soberano se opuso, forzando la renuncia de Iorga en junio de 1932. Hasta finales de 1933 se sucedieron diversos gobiernos de los nacional-campesinos, que no lograron mejorar la situación política ni económica, produciéndose a la vez una crisis en el partido. Tras cinco años alejados del gobierno los liberales del Partido Nacional Liberal (PNL) regresaron, primero de la mano del efímero Ion G. Duca, asesinado por la Guardia de Hierro en diciembre de 1933 y más tarde con Gheorghe Tătărescu que logró mantenerse a la cabeza del gobierno durante 4 años.

En los tres años desde su regreso a Rumanía y su ascenso al trono, Carlos no había logrado establecer el gobierno de personalidades ajenas a los partidos que deseaba pero había aumentado notablemente su influencia en la política del país y había logrado comenzar la desintegración de los partidos tradicionales, especialmente de los nacional-campesinos, sumidos en una profunda depresión tras sus años de gobierno.

El largo gobierno de Tătărescu

El rey acaparaba cada vez más poder político y mantuvo su desconfianza hacia los partidos políticos. Para competir con la creciente popularidad de la formación fascista de la Guardia de Hierro creó su propia organización juvenil, la Straja Ţării ("Guardia de la Patria") en 1934, mientras que el gobierno adoptó parcialmente las actitudes y parafernalia de la extrema derecha, tratando de aprovecharse de la popularidad de estas corrientes en el país, sumido aún en graves problemas sociales (miseria campesina) y económicos (Gran Depresión).

Comienza además en esta época un impulso a favor de la industrialización del país con el objetivo de acabar con el retraso del estado y el exceso de población campesina, que vivía mayoritariamente en la pobreza. Se favoreció entonces la industria, especialmente la Industria pesada, a costa del desarrollo rural e independientemente de su relación con la agricultura, ocupación abrumadoramente mayoritaria en el país. Esta tendencia, unida a la preferencia por una economía dirigida frente al liberalismo económico anterior, hizo que la política del país se fuese encaminando hacia un régimen corporativista.

La industrialización también conllevó una gran corrupción y un control por parte de la camarilla real de gran parte de la nueva industria del país, a menudo nada competitiva frente a la extranjera pero protegida. La familia real con Carlos al frente estaba profundamente implicado en las sociedades industriales.

En política exterior se da un cambio en 1936: tras la tradicional cercanía a Francia, principal valedora de Rumanía en la Primera Guerra Mundial, el fracaso de esta para frenar el crecimiento del poderío alemán y la creciente incapacidad de la Sociedad de Naciones hacen que Carlos sustituya a su ministro de exteriores, el prooccidental Nicolae Titulescu y se haga cargo personalmente de la dirección de la política exterior de la nación. La destitución de Titulescu, opuesto a las tendencias autoritarias del rey, refuerzan aún más el poder político de este.

Fascismo real

En las elecciones de diciembre de 1937, la Legión se alía con otros partidos para evitar que el partido liberal alcance la mayoría absoluta. Lo logra. El rey, atraído por ciertas partes del ideario de Codreanu, decide, sin embargo, encargar la creación del nuevo gobierno a sus rivales del partido nacional cristiano de Cuza y Octavian Goga (9,7 % de los votos). Su amante judía y las duras críticas a sus colaboradores le alejan de Codreanu.

Se disolvió el nuevo parlamento y se tomaron medidas represivas para asegurar al nuevo gobierno real la mayoría y acabar con la fuerza de la Legión. Se aprobaron varias medidas contra los judíos (limitación de la educación, ciudadanía, derecho a la propiedad...).

Goga, sin embargo, negocia con Codreanu, que decide no presentarse a las nuevas elecciones. El rey no aprueba esta nueva alianza entre los extremistas de derechas y despide a Goga.

La dictadura real

Eliminación de la Guardia de Hierro y crisis internacional

El 11 de febrero de 1938 el rey abolió la constitución, prohibió la existencia de partidos políticos, comenzando un régimen de dictadura real que durará hasta el 5 de septiembre de 1940. El rey nombró un gobierno títere con el patriarca ortodoxo a la cabeza que pronto fue sustituido por Armand Călinescu, hombre fuerte del régimen hasta su asesinato en septiembre de 1939. El gobierno no respondía ante el parlamento sino ante el rey, que podía promulgar decretos-ley. El régimen fue descrito por el embajador alemán como nacionalista, cristiano y antisemita. El gobierno real adoptó las características típicas de los regímenes fascistas contemporáneos: partido único, uniformes militares, organizaciones juveniles nacionalistas controladas por el poder, retórica conservadora y de renovación nacional, etc. La camarilla real reforzó su poder.

El rey mantuvo en política exterior su postura de neutralidad entre las democracias occidentales y las fascistas, tratando de reforzar las relaciones económicas con Alemania, que adquirieron una importancia mayor aún tras la anexión de Austria.

A las pocas semanas de la implantación de la dictadura, los dirigentes de la Legión fueron arrestados. Codreanu fue condenado en un juicio amañado donde, sin embargo, gran parte de los cargos eran ciertos. Cientos de sus correligionarios fueron enviados a campos de concentración.
 
En septiembre, ante la crisis de Múnich Carlos decidió que, incluso en caso de un ataque húngaro a Checoslovaquia Rumanía no acudiría en auxilio de esta, a pesar de sus obligaciones como aliados en la Pequeña Entente, no deseando enfrentarse a Alemania. Tras el sometimiento a Alemania de la aliada Checoslovaquia en los Acuerdos de Múnich y las concesiones territoriales a la vecina Hungría, que mantenía reclamaciones territoriales sobre Transilvania en el Primer arbitraje de Viena, Carlos hizo un viaje a Londres, París y Berlín en noviembre de 1938.
Mientras, la nueva dirección de la Legión, a pesar de las advertencias de Codreanu, llevó a cabo una campaña de atentados y violencia, sobre todo contra los judíos. El intento de asesinato del rector de la Universidad de Cluj, familiar de Călinescu, junto con los temores del rey por la amenaza revisionista de los países vecinos insinuada por Hitler en su entrevista de noviembre, selló el destino de Codreanu, que fue asesinado junto con otros miembros de la Legión la noche del 29 de noviembre de 1938 a las afueras de Bucarest.
Fueron enterrados en una prisión militar y se anunció que su muerte se produjo cuando "trataban de escapar". Carlos había dado la orden a Călinescu desde Checoslovaquia, de regreso de su entrevista con Hitler.

En marzo de 1939, ante el aumento de la tensión internacional por la invasión alemana de Bohemia y Moravia y la ocupación húngara de Rutenia Carlos decidió acelerar las conversaciones económicas con Alemania, cada vez más influyente en el sureste europeo, a la vez que alentaba el interés anglo-francés en la región, tratando de mantener su política de equilibrio entre las potencias.

El 21 de septiembre de 1939, tres semanas después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, el primer ministro Călinescu caía abatido a tiros por seis miembros de la Guardia de Hierro en una emboscada. Las represalias fueron terribles: en cada provincia tres miembros de la Guardia debían ser ejecutados y varias decenas fueron asesinados en los campos de concentración.

Acercamiento al eje

El rey había perdido, sin embargo, a su hombre de confianza y la situación internacional parecía dar la razón a los extremistas que habían defendido un acercamiento a las potencias fascistas, que en esos momentos estaban acabando con la resistencia polaca, uno de los más cercanos aliados de Rumanía.

A finales de septiembre lamentó el rechazo británico a la propuesta de paz de Hitler, convencido de la necesidad de la unión entre ambos bandos para frenar lo que consideraba la principal amenaza para Europa y Rumanía, la Unión Soviética. A continuación trató de crear un bloque de países neutrales y ofreció su mediación a Hitler para lograr la paz entre este y el bloque anglo-francés, oferta que fue rechazada. La agrupación de naciones neutrales, que debía dirigir Italia, fracasó ante la renuencia búlgara a unirse a sus vecinos de la Entente de los Balcanes, previendo posibles ganancias territoriales por la guerra.

A principios de enero, el nuevo gobierno comenzó a liberar a los legionarios retenidos, en un gesto de acercamiento al Eje. En la primavera de 1940 ya se les animaba a entrar en el gobierno, se les concedía una amnistía y Sima hizo un llamamiento a sus seguidores a unirse al nuevo partido creado por el rey tres días antes del ultimátum soviético (26 de junio de 1940) que obligó Rumanía a ceder Besarabia. La previsible derrota de Francia a mediados de mayo hizo que Carlos declarase al embajador alemán: el futuro de Rumanía depende únicamente de Alemania. El 27 de mayo de 1940 se firmó el acuerdo entre alemanes y rumanos que establecía un intercambio de armamento alemán (principalmente material polaco capturado) a cambio de petróleo rumano a precios de 1938, lo que aumentaba el abastecimiento germano y frustraba los intentos de los occidentales de evitar su compra aumentando los precios, que Alemania no podía pagar por su falta de divisas. El 21 de junio, un día antes de la rendición francesa, Carlos creó un nuevo partido único, el Partido de la Nación, donde se integró la Guardia de Hierro.

Ante la exigencia soviética de entrega de Besarabia y del norte de Bucovina Carlos decidió al principio enfrentarse a los soviéticos pero, ante la negativa alemana a apoyarle, desistió y aceptó el ultimátum.

El mismo día que las tropas soviéticas entraron en la región cedida (28 de junio de 1940) la Guardia de Hierro ingresó en el gobierno.

Rumanía trató entonces de promulgar medidas antijudías y contrarias a los británicos para congraciarse con Alemania pero era demasiado tarde. En el Segundo arbitraje de Viena Rumanía se vio obligada a ceder a Hungría el norte de Transilvania y al poco el sur de la Dobruja a Bulgaria. La política del rey había fracasado.

Abdicación

El 3 de septiembre de 1940 los legionarios se sublevaron en Bucarest, Braşov y Constanza. Triunfante en las provincias, el levantamiento fracasó en la capital, pero desencadenó grandes manifestaciones. El rey se vio obligado a acudir al general Antonescu que, aunque crítico con el monarca, era el único que podía asegurarle el control del ejército, necesario para mantenerse en poder. Antonescu le concedió su apoyo a la vez que exigió su abdicación. El 6 de septiembre de 1940 el rey cedió y partió al exilio junto a su amante en un tren cargado de objetos de valor. Su hijo Miguel I fue nombrado sucesor.

En el momento de su abdicación Carlos era uno de los principales industriales del país, con acciones en 40 empresas y bancos rumanos y en algunos alemanes, como AEG o el Deutsche Bank.
Él y Magda Lupescu se casaron en Río de Janeiro el 13 de junio de 1947.
Murió en el exilio en Portugal en 1953.

En febrero de 2003, próximo a cumplirse el quincuagésimo aniversario de su muerte en el exilio, los restos del rey Carlos II, padre de Miguel I, fueron repatriados de Portugal y enterrados en el monasterio ortodoxo de Curtea de Argeș.

Distinciones honoríficas

Distinciones honoríficas rumanas

  • OrderofCarolI.ribbon.gif Gran maestre de la Orden de Carlos I (08/06/1930).
  • Ord.MichaeltheBrave-ribbon.jpg Soberano Gran maestre de la Orden de Miguel el Bravo (08/06/1930).
  • Star of Romania Ribbon.PNG Gran maestre de la Orden Estrella de Rumania (08/06/1930).
  • Ro1ocr.gif Gran maestre de la Orden de la Corona (08/06/1930).
  • Order of Faithful Service (Romania) - ribbon bar.gif Soberano Gran maestre (y fundador) de la Orden del Fiel Servicio (1932).

Distinciones honoríficas extranjeras

  • Order of the Most Holy Annunciation BAR.svg Caballero de la Suprema Orden de la Santísima Anunciación (Reino de Italia, 1913).
  • Cavaliere di gran Croce Regno SSML BAR.svg Caballero gran cruz de la Orden de los Santos Mauricio y Lázaro (Reino de Italia, 1913).
  • Cavaliere di Gran Croce OCI Kingdom BAR.svg Caballero gran cruz de la Orden de la Corona de Italia (Reino de Italia, 1913).
  • POL Order Orła Białego BAR.svg Caballero de la Orden del Águila Blanca (República de Polonia, 28/06/1937).
  • PRT Three Orders BAR.png Banda de las Tres Órdenes (República Portuguesa, 18/10/1939).
  • Order of the Garter UK ribbon.png Caballero de la Orden de la Jarretera (Reino Unido).
  • Fuente:


  

Durante la Primera Guerra Mundial contrajo matrimonio morganático en secreto en la ciudad de Odesa, con una rumana llamada Zizi Lambrino, hija de un mayor del ejército, que le dio un hijo, Carlos de Hohenzollern, pero esta boda fue anulada


Juana María Lambrino


Joanna Marie Valentina Lambrino (n. 3 de octubre de 1898 en Roman, Rumania - † 11 de marzo de 1953 en París, Francia), Zizi Lambrino, fue la primera esposa de Carlos II, rey de Rumania; tuvieron un hijo.

Nació en Rumania el 3 de octubre de 1896, siendo su nombre real Joanna Marie Valentina Lambrino. era hija de un mayor del ejército, Constantin Lambrino, y de Euphrosine Alcaz.

En 1918, durante la Primera Guerra Mundial la corte se desplaza a Iaşi, alejándose del conflicto, allí se conocen y se enamoran Zizi y el heredero.
                   
Fue amante del príncipe heredero Carlos de Hohenzollern-Sigmaringen, luego Carlos II, Rey de Rumania. La familia real se opondrá al enlace con una plebeya; pero desertando el Príncipe Carol del ejército cruza la frontera rusa y se casan en la Catedral de Odessa (Ucrania) el 31 de agosto de 1918 en un matrimonio morganático.

El Rey Fernando I de Rumanía furioso lo confinó por 75 días en Bistriţa, haciendo que la Corte Suprema anulase el matrimonio declarándolo ilegal en 1919. El Primer Ministro le acusó prácticamente de traición. En rebeldía el príncipe Carol llegó a firmar documentos de abdicación.

El 8 de agosto de 1920 nacería un hijo de esa unión, Mircea Gregor Carol Hohenzollern (también llamado Carol Hohenzollern o Carol Lambrino). Pero Carol contraerá segundas nupcias el 10 de marzo de 1921 en un matrimonio de Estado.

Carlos II y el gobierno rumano continuarían sosteniendo la manutención de Zizi y su hijo en el exilio francés.
Fallece en París el 11 de marzo de 1953.

Cuestión sucesoria

A consecuencia de una reclamación de un nieto de Carlos y Zizi, Paul Philippe Hohenzollern, hijo del primer matrimonio de Carlos Lambrino, con Helene Nagavitzine (hija de Paul Nagavitzine y de Marguerite Brissot), la Corte Rumana declaró en 1996 legal el matrimonio anulado, por lo que se creó un problema en la sucesión dinástica.

Así que, si el matrimonio anterior no se extinguió nunca, el segundo matrimonio de Carlosl II con la princesa Elena de Grecia no sería válido, sembrándose una duda sobre su otro hijo y sucesor el Rey Miguel I de Rumania.

Sin embargo, esta cuestión sucesoria no parecería muy sólida en cuanto que Carlos, cuando accedió al trono, no rectificó la nulidad en ningún momento legitimando a este primer hijo.






Carlos Hohenzollern


El príncipe Carlos Hohenzollern (Bucarest, Rumanía, 8 de agosto de 1920 – Londres, Inglaterra, 27 de enero de 2006), también conocido como Mircea Grigore Carol al României (en español, Mircea Gregorio Carlos de Rumanía) o como Carlos Lambrino (de acuerdo con su certificado de nacimiento original), fue el único hijo del rey Carlos II de Rumanía y de su primera esposa Juana María Lambrino.               

Matrimonio y descendencia

Carlos contrajo matrimonio en tres oportunidades. Primero contrajo matrimonio con Helene Henriette Nagavitzine (n. 26 de mayo de 1925, en Paris) el 22 de marzo de 1948 en Paris, Francia. Fruto de este matrimonio, que terminó en divorcio en 1958, nació un hijo:
Luego volvió a casarse, el 20 de diciembre de 1960, en Paris, esta vez con la ciudadana norteamericana Thelma Jeanne Williams (Nashville, Tennessee, 15 de noviembre de 1930 - Rutland, Vermont, 5 de junio de 1988). El matrimonio terminó en divorcio en 1977, pero antes tuvieron hijo:
Contrajo nupcias por tercera vez con Antonia Colville (1939-2007), el 27 de junio de 1984 en Fulham, Inglaterra.




         En 1921 casó con la princesa Elena de Grecia, hija del rey Constantino I.


Elena de Grecia


Elena de Grecia (Atenas, 2 de mayo de 1896 - Lausana, 28 de noviembre de 1982) fue princesa de Grecia y Dinamarca, y princesa heredera de Rumanía por matrimonio. Recibió el título de reina madre durante el mandato de su hijo Miguel.

Elena nació en Atenas en 1896, siendo sus padres el duque de Esparta y su esposa, la princesa Sofía de Prusia. En el momento de su nacimiento reinaba en Grecia su abuelo, Jorge I de Grecia. Tuvo tres hermanos llamados Jorge (1890-1947), Alejandro (1893-1920) y Pablo (1901-1964), todos reyes de Grecia, y dos hermanas llamadas Irene (1904-1974), luego duquesa de Aosta y reina de Croacia, y Catalina (1913-2007), luego Lady Brandram.
                        
Elena era pues la nieta de Jorge I de Grecia y su esposa, la gran duquesa Olga de Rusia por parte paterna, y por vía materna lo era del káiser Federico III de Alemania y Victoria, princesa Real del Reino Unido. Estaba pues emparentada con la mayor parte de las familias reales de Europa.

Vida en el exilio

En 1910 salió de Grecia exiliada junto con sus padres y hermanos como resultado de un complot militar para poner en el trono de Grecia a su padre y quitar a su abuelo el rey Jorge I de Grecia. La familia pasó el verano en el castillo de Friedrichshof, propiedad de su tía materna Margarita, landgravina de Hesse. El invierno lo pasaron en un hotel en Fráncfort del Meno hasta que regresaron a Atenas. Su abuelo el rey fue asesinado por un demente en Tesalónica en 1913.

En 1917 Elena y su familia de nuevo partieron hacia el exilio por negarse su padre a apoyar a los Aliados en la Primera Guerra Mundial. Tras permanecer una temporada en Sankt Moritz se trasladó a Zúrich, donde la familia real griega era observada de cerca por las autoridades; se vieron obligados a permanecer en la zona germanófona de Suiza, donde sus sirvientes británicos y franceses fueron despedidos.

Matrimonio

En 1919, todavía en el exilio, Elena conoció en la ciudad cantonal de Lucerna al que había de convertirse en su marido, el príncipe heredero Carlos de Rumanía, primo segundo suyo. Carlos acababa de divorciarse de su primera esposa, Zizi Lambrino, por no contar esta unión con la autorización del rey de Rumanía. Elena acompañó a Carlos a Rumanía por celebrarse en aquellos tiempos la boda entre la hermana de él, Isabel, con el hermano de ella, el futuro Jorge II de Grecia.

En 1920 Carlos y Elena se prometieron. Ese mismo año el padre de Elena pudo regresar al trono griego y Elena pudo volver a Atenas.

En 1921 Elena y Carlos contrajeron matrimonio en la Catedral Metropolitana de Atenas (la primera boda de una princesa de Grecia que tuvo lugar en Atenas). La pareja pasó la luna de miel en Tatoi y más tarde partieron en barco hacia Bucarest. Se instalaron en el Palacio de Cotroceni, aunque pasaron la mayor parte de su tiempo en el Castillo de Peleş, en Sinaia.

Vida conyugal y divorcio

El matrimonio, que inicialmente fue feliz, pronto empezó a hacer aguas. Fruto de esta desafortunada unión nació el futuro Miguel I de Rumania, único hijo de la pareja, nacido en 1921 y depuesto en 1947.

En 1925 Carlos empezó un romance con Magda Lupescu, y ese mismo año renunció a sus derechos al trono rumano, quedando así su hijo Miguel como heredero. Elena permaneció en Rumanía al cuidado de su hijo, y se divorció de su cruel esposo en 1928; tras ser regente en nombre de su hijo entre 1927 y 1930, tuvo que soportar el gobierno despótico de su exmarido, que en 1930 había regresado a Rumanía y reclamado el trono. Carlos fue rey hasta 1940, año en el que volvió a abdicar.

 En 1947, al ser derrocado su hijo, Elena huyó al exilio.

Elena estuvo siempre muy unida a su hermano el rey Pablo I de Grecia, siendo, por tanto, tía carnal de la reina Sofía de España. Mujer culta y con inquietudes artísticas, Elena de Grecia hablaba seis idiomas y era una interesante pintora.

Permaneció en Bucarest durante la Segunda Guerra Mundial, auxiliando a los refugiados judíos, por lo cual fue reconocida como «Justo entre las Naciones» en 1993.
Falleció en la ciudad suiza de Lausana a la edad de 86 años.

Títulos, tratamientos y distinciones honoríficas

Títulos nobiliarios

  • 2 de mayo de 1896 – 10 de marzo de 1921: Su Alteza Real la princesa Elena de Grecia y Dinamarca
  • 10 de marzo de 1921 – 4 de enero de 1926: Su Alteza Real la Princesa Heredera de Rumanía
  • 4 de enero de 1926 – 8 de septiembre de 1940: Su Alteza Real la Princesa Madre de Rumanía
  • 8 de septiembre de 1940 – 28 de noviembre de 1982: Su Majestad la Reina Madre de Rumanía

Distinciones honoríficas

Distinciones honoríficas griegas
  • Royal Order of Saints Olga and Sophia ribbon.png Dama Gran Cruz de la Orden de las Santas Olga y Sofía.
Distinciones honoríficas rumanas
  • OrderofCarolI.ribbon.gif Dama Gran Cruz de la Orden de Carol I.
  • Ro1ocr.gif Dama Gran Cruz de la Orden de la Corona.
  • Ribbon for Romanian Military Virtue (non wartime).png Medalla Rumana a la Virtud Militar.












Tumba de Elena de Grecia, en el Cementerio de Bois-de-Vaux, en Lausana.

 

Magda Lupescu


La relación del rey Carlos II de Rumanía (1893-1953) con Magda Lupescu (1896 ó 1899-1977), de treinta años de duración, se cuenta entre los romances reales más apasionados del siglo XX, quizás junto a aquel del rey Eduardo VII de Inglaterra y Wallis Simpson. Al igual que el caso del Soberano inglés, Carlos II de Rumanía decidió renunciar al trono para defender el romance con su amada. La azarosa vida de esta pareja ocupa estas líneas.
          
Tras la marcha de su mujer y su hijo, el príncipe Carlos se quedó solo en Palacio. Sería en este periodo de separación en el que el futuro Rey conocería a la mujer de su vida, Magda Lupescu, una misteriosa y bella mujer de la sociedad rumana. Magda había nacido en 1896 o 1899 —en su biografía hay incontables enigmas— en Moldavia. Probablemente originaria de una familia judía, Magda Lupescu había sido educada en un convento católico de Bucarest en donde había aprendido a hablar perfectamente el francés y el alemán. No solo era conocida por su belleza mayúscula — tez nívea, cabello pelirrojo, ojos verdes y de formas elegantes —, sino también por su atractiva personalidad y su fino sentido del humor. Durante la Primera Guerra Mundial la Lupescu se había casado con un oficial del ejército llamado Ion Tampeanu, pero nunca había dejado de tener aventuras y de llevar una lujosa vida en los círculos más selectos de Bucarest. Cuatro años después del matrimonio, Tampeanu, profundamente infeliz por la vida disoluta de su esposa, decidía abandonarla.

El príncipe Carlos y Magda Lupescu se conocieron en un baile benéfico. El flechazo fue instantáneo—las crónicas cuentan que Magda se pasó toda la velada mirando fijamente a Carlos, hasta que éste le devolvió la mirada—. Durante dos años el príncipe Carlos mantuvo en secreto el romance, si bien dejó de interesarse por su esposa y por su hijo, ciego como estaba de pasión por su amante. Finalmente el Príncipe se reunió con sus padres y les anunció su relación con Magda. Comenzó así una crisis de estado. Su padre, Fernando, rogó a su hijo que terminara la relación con su amante, recibiendo tan solo una rotunda negativa. Finalmente se le puso en la disyuntiva de elegir entre su legítima esposa y su amante, perdiendo en este último caso todos los derechos dinásticos. El Príncipe no dudó y el 28 de diciembre de 1925 renunciaba al trono rumano pasando a llamarse Carlos Caraiman y condenado al exilio permanente. Su hijo Miguel, pasaba a convertirse en el Heredero de la Corona rumana.
 
El Príncipe y Magda se trasladaron inicialmente a París, en concreto a un modesto apartamento a las afueras de la capital gala, donde llevaron una vida discreta de paseos y reuniones con amigos. En 1927, sin embargo, el rey Fernando de Rumania fallecía y el hijo del príncipe Carlos, Miguel, le sucedía en el trono. El Príncipe comenzó a gestar un golpe de estado contra su hijo para recuperar el poder en Rumanía. Finalmente el 7 de junio de 1930 y con la ayuda del primer ministro Iuliu Maniu (1873-1953), el Príncipe se hacía con la corona rumana pasando a ser Carlos II de Rumania. Daría así comienzo el reinado de Carlos II, que se extendería por un periodo de diez años. Magda no se convertiría en Reina, sino que se mantendría en un prudente segundo plano, aunque siempre apoyando a su marido en sus decisiones.
 
En 1940, el rey Carlos decidió congraciarse con la Alemania nazi nombrando un primer ministro filogermánico y antisemita llamado Ion Antonescu (1882-1946). Éste, lejos de aceptar la autoridad del Monarca, le obligó a abdicar en su hijo Miguel, quien ya tenía dieciocho años. Carlos y su inseparable Magda huyeron de Rumania, primero a Yugoslavia y después a Portugal, pero el miedo a que la guerra los alcanzara los hizo cruzar el océano para instalarse primero en Cuba y más tarde en México. Magda, incapaz de aguantar la altitud de las tierras aztecas, fue la razón de que la pareja se trasladara a vivir a Río de Janeiro, donde la pareja contraería finalmente matrimonio civil en un hotel. Magda pasaba a ser Princesa de Rumanía.
 
Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial la pareja regresó a Europa para instalarse de nuevo en Portugal, donde la pareja se casaría por la iglesia y llevaría una vida tranquila y retirada de las cuitas políticas de Rumanía. En 1953 Carlos II de Rumanía moría de un ataque al corazón en tierras lusas. Magda fue incapaz de recuperarse de la pérdida de su marido y pasó la última parte de su vida en un casi total aislamiento. En 1977 Magda Lupescu fallecía. Los restos del Rey y la Princesa descansan hoy en día en el Monasterio de Curtea de Arges, donde están depositados los restos mortales de los miembros de la Casa Real rumana.
 
 



 






Miguel I de Rumania


Miguel I de Rumania (en rumano: Mihai I; 25 de octubre de 1921, Sinaia, Rumania), príncipe de Hohenzollern, reinó como el rey de los Rumanos (en rumano: Maiestatea Sa Mihai I Regele Românilor) del 20 de julio de 1927 al 8 de junio de 1930, y otra vez del 6 de septiembre de 1940 hasta el 30 de diciembre de 1947 cuando fue depuesto; vivió en el exilio hasta 1997, cuando fue autorizado a volver a su país. No obstante, continuó residiendo en Suiza. Actualmente es el último jefe de Estado vivo de la Segunda Guerra Mundial.
                    
Miguel es hijo del entonces príncipe heredero Carlos de Rumanía y de la princesa Elena de Grecia, y nieto del rey Fernando I de Rumania, que reinaba para ese entonces.

Es tataranieto de la reina Victoria del Reino Unido y del rey Cristián IX de Dinamarca, primo del rey Constantino II de Grecia
 del duque de Edimburgo y de la reina Sofía de España. También es primo en tercer grado de la reina Isabel II, del anterior rey de España, Juan Carlos I, del rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, de la reina Margarita II de Dinamarca, y del rey Harald V de Noruega.

Primer período de reinado

Cuando Carlos huye con su amante Elena Magdalena Lupescu (de ascendencia judía, más tarde su esposa) es obligado por su padre Fernando I a renunciar al trono rumano en enero de 1926 y las autoridades designan como heredero a Miguel.
A la muerte de su abuelo, el 27 de julio de 1927 y con tan solo 6 años, fue proclamado rey de Rumania, aunque al frente del país quedaba un consejo de regencia que su abuelo proclamó en su testamento póstumo encabezado por su tío, el príncipe Nicolás de Rumania e integrado además por el patriarca Miron Cristea y Jorge Buzdugan, presidente del Tribunal Supremo rumano.

En su corto primer periodo de reinado y bajo el gobierno de la regencia, Rumania continuó experimentado un crecimiento económico debido básicamente a la exportación de petróleo y recibiendo una gran influencia cultural de Francia. Los efectos de la gran crisis económica mundial de 1929 también hicieron mella en la creciente economía rumana y la situación social se desestabilizó.

Regreso de Carlos II

En 1930 su padre regresó repentinamente al país con la invitación de políticos descontentos con la regencia, y aprovechando la situación de minoría de edad de su hijo y la complicada situación política en Europa recuperó el trono el 8 de junio de 1930 como Carlos II, designando a Miguel como el príncipe heredero.

En los diez años que duró el reinado de su padre (1930-1940) Miguel I, de nuevo príncipe, aprovechó para recibir una educación adecuada a su futura responsabilidad. En el ámbito internacional Carlos II no pudo evitar la caída de Rumania en el área de influencia germano-italiana. Como resultado del pacto germano soviético Ribbentrop-Molotov Rumania, según una cláusula secreta, perdió ante la URSS, Besarabia (actual República de Moldavia) y Bucovina, que Rusia había ganado en la guerra contra el Imperio Otomano y que le fueron arrebatados aprovechando el descontrol de la Revolución. En el ámbito interno la aparición de la Guardia de Hierro y la violencia que esta desencadenó enturbió la vida social y política rumana ante la impotencia del rey Carlos II. Ante todo esto el rey abdicó en su hijo el 5 de septiembre de 1940 y huyó del país dejando a Miguel I al frente de la monarquía rumana en un momento muy delicado. Miguel fue coronado rey el 6 de septiembre de 1940.

Segundo período de reinado

Con solo 19 años Miguel I accedía al trono de nuevo, justo en uno de los momentos de máxima debilidad de Rumania. Este hecho fue aprovechado por Adolf Hitler y Benito Mussolini para obligar a los rumanos a ceder el norte de Transilvania al régimen proalemán de Hungría el 30 de agosto de 1940.

Ante la necesidad de poner al frente del país un gobierno fuerte que acabará con los desórdenes internos y evitara más disgregaciones territoriales, en septiembre de 1940 Miguel I dio la dirección del gobierno al general Ion Antonescu. El gobierno de este creyó conveniente participar en la Segunda Guerra Mundial al lado de la Alemania nazi. Se cedió el sur de Dobrudja a Bulgaria bajo la promesa de que se devolvería el norte de Transilvania.

Ion Antonescu se erigió como conducator y proclamó el «Estado legionario». Rumania fue ocupada por el ejército alemán en octubre de 1940. En enero de 1941 el gobierno Antonescu decretó la ilegalidad de todos los partidos políticos, mientras la Guardia de Hierro eliminaba a numerosos políticos. En junio de 1941 Rumania declaraba la guerra a la URSS ocupando los territorios de Bucovina y Besarabia arrebatados por los soviéticos un año antes, además de participar activamente en el Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial al lado de la Wehrmacht.

Si bien al inicio los éxitos acompañaron a los ejércitos rumanos que ocuparon Odesa y se anexionaron Transnistria. En 1942 los alemanes empezaron a ser derrotados en el Frente Oriental y tanto la opinión pública rumana como el propio Miguel I empezaron a ver la conveniencia de dejar el Eje ante la derrota final de éste.

Siguiendo indicaciones de Miguel I, el ministro de Asuntos Exteriores Mihai Antonescu inició contactos con el Reino Unido y los Estados Unidos para firmar un armisticio con los Aliados. Ante la caída del Frente Oriental y la contraofensiva soviética, el 23 de agosto de 1944 Miguel I ordenó detener al Gobierno Antonescu y formó un gobierno de concertación que pidió oficialmente el armisticio a los Aliados ese mismo día. Al día siguiente, Rumanía se retiró del Pacto Tripartito.

Después del bombardeo alemán de Bucarest, el Gobierno rumano declaró la guerra al Eje el 25 de agosto. El 12 de septiembre de 1944 firmó el armisticio de Moscú por el que Rumania renunciaba a Basarabia y el norte de Bucovina (que los había recuperado la URSS), el sur de Dobrudja (cedida a Bulgaria), pero recuperaba el norte de Transilvania, ocupada por Hungría tras el Segundo arbitraje de Viena. También se aceptó pagar en concepto de reparación de daños de guerra a los Aliados la cantidad de 300 millones de dólares.

Fin de la monarquía rumana

Con la Segunda Guerra Mundial concluida y el país ocupado por las tropas soviéticas, la posición de Miguel I se debilitó. Desde finales de 1944 hasta marzo de 1945 se formó un gobierno de coalición integrado por el Partido Comunista Rumano (PCR), el Partido Nacional Liberal (Partidul National Liberal - PNL), el Partido Campesino Cristiano Democrático (Partidul Taranesc Crestin si Democratic - PTCD) y el Partido Socialdemócrata (Partidul Socialdemócrata - PSD), con un marcado aire contrario a la ocupación soviética.

El 6 de marzo de 1945 Petru Groza excluyó del gobierno a los miembros del PTCD y del PNL, dio a los comunistas diversos ministerios clave y promulgó la reforma agraria el 25 de marzo del mismo año. Ante todo esto Miguel I intentó en vano la intervención del Reino Unido y los Estados Unidos para evitar la caída de Rumania en la órbita soviética.

Finalmente el gobierno de Groza ganó las elecciones generales del 19 de marzo de 1946, que dieron una abrumadora mayoría al Frente Nacional Democrático que encuadraba al PCR y otros partidos minoritarios. Tras las elecciones, y ante las denuncias de fraude electoral, el PNL y el PTCD fueron declarados ilegales (agosto de 1947) y la Asamblea General, constituida en su totalidad por los comunistas, obligó al rey Miguel I a abdicar, fue expulsado del país y despojado de la ciudadanía rumana. Se refugió en Londres hasta que se trasladó a Suiza, donde reside hasta la actualidad. En 1997 se le autorizó a volver a Rumania y se le concedieron algunas propiedades confiscadas a su familia tras la caída de la monarquía.

Matrimonio e hijos

Se casó el 10 de junio de 1948 con la princesa Ana de Borbón-Parma, quien le dio cinco hijas:
Actualmente reside en Suiza, donde tiene fijado su domicilio en Aubonne. En 1997 se le devolvió la ciudadanía rumana y antiguas posesiones reales como el Castillo Peleş de Sinaia, dentro del proceso de reconciliación que propició el presidente Ion Iliescu en el año 2000.
En Rumania mantiene el patronazgo de diversas obras sociales de beneficencia.

Miguel de Rumania pronunció el 25 de octubre de 2011 su primer discurso ante el Parlamento de su país desde 1947, cuando fue derrocado por la proclamación de la República Popular Rumana.

En marzo de 2016 se dio a conocer que Miguel de Rumania padece de leucemia crónica y de carcinoma espinocelular con metástasis.
El 1 de agosto de 2016 fallece su esposa Ana.

Distinciones honoríficas

Distinciones honoríficas rumanas

  • Star of Romania Ribbon.PNG Soberano Gran maestre de la Orden de la Estrella de Rumanía (06/09/1940).
  • OrderofCarolI.ribbon.gif Soberano Gran maestre y Collar de la Orden de Carol I (06/09/1940).
  • Ord.MichaeltheBrave-ribbon.jpg Soberano Gran maestre (y fundador) de la Orden de Miguel el Bravo (15/09/1940).
  • Ro1ocr.gif Soberano Gran maestre de la Orden de la Corona (30/12/2011).
  • Statul Major General.png Emblema de Honor de las Fuerzas Armadas Rumanas (24/10/2012).

Distinciones honoríficas extranjeras

  • Order of the Most Holy Annunciation BAR.svg Caballero de la Suprema Orden de la Santísima Anunciación (Reino de Italia, 1941).
  • Cavaliere di gran Croce Regno SSML BAR.svg Caballero gran cruz de la Orden de los Santos Mauricio y Lázaro (Reino de Italia, 1941).
  • Cavaliere di Gran Croce OCI Kingdom BAR.svg Caballero gran cruz de la Orden de la Corona de Italia (Reino de Italia, 1941).
  • Ordervictory rib.png Caballero gran cruz de la Orden de la Victoria (Unión Soviética, 06/07/1945).
  • US Legion of Merit Chief Commander ribbon.png Comandante en jefe de la Legión al Mérito (Estados Unidos de América, 1945).
  • UK Royal Victorian Order ribbon.svg Caballero gran cruz de la Real Orden Victoriana (Reino Unido).
  • Legion Honneur GC ribbon.svg Caballero gran cruz de la Legión de Honor (República Francesa).
  • POL Order Orła Białego BAR.svg Caballero de la Orden del Águila Blanca (República de Polonia).
  • CZE Rad Bileho Lva 1 tridy BAR.svg Caballero gran cruz de la Orden del León Blanco (República Checa).
  • GRE Order Redeemer 1Class.png Caballero gran cruz de la Orden del Redentor (Reino de Grecia).
  • GRE Order of George I - Grand Cross BAR.png Caballero gran cruz de la Real Orden de Jorge I (Reino de Grecia).
  • 60 victory rib.png Medalla Conmemorativa del 60 Aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria (Federación de Rusia).
  • Seraphimerorden ribbon.svg Medalla Conmemorativa del 50 Aniversario del Rey Carlos XVI Gustavo (Reino de Suecia, 30/04/1996).
  • Coat of Arms of The City of London.svg Llaves de la ciudad de Londres (Reino Unido).
  • CZE Kroměříž COA.svg Ciudadano Honorario de Kroměříž (República Checa).


 

Ana de Borbón-Parma

 
Ana de Borbón-Parma (París, Francia, 18 de septiembre de 1923-Morges, Suiza, 1 de agosto de 2016) fue la esposa del exrey de Rumanía Miguel I.

Fue hija del príncipe Renato de Borbón-Parma y la princesa Margarita de Dinamarca. Al igual que sus tres hermanos, pasó su infancia en Francia.
                   
En 1939, su familia, huyendo de los nazis se refugia en España, más tarde en Portugal y finalmente en Estados Unidos. Ana fue a una escuela de arte en Nueva York de 1940 a 1943. También trabajó como vendedora en los grandes almacenes Macy's. En 1943 se alista en las Fuerzas Francesas Libres (FFL). Sirvió en Argelia, Marruecos, Italia, Luxemburgo y Alemania, y recibió la Cruz de Guerra. Tras la contienda, fue ascendida al grado de teniente.

Vida en el exilio

Tras su boda Ana y Miguel vivieron primero en Villa Sparta, cerca de Florencia, casa perteneciente a la madre de Miguel. En 1949 se instalaron en Lausana y después, en 1955, en Versoix, cerca de Ginebra (Suiza).
En 1922, Ana y Miguel visitaron Rumanía durante tres días; para Ana era así la primera visita a Rumanía. De 1993 a 1997, a pesar de varios intentos repetidos, Miguel no fue autorizado a entrar en Rumanía. Durante esos años Ana visitó varias veces el país en calidad de representante de su marido.
En 1997 fueron Ana y Miguel autorizados a volver a Rumanía, donde desde entonces residen, hasta que regresan por motivos de salud a Lausana. Miguel es primo hermano de la reina emérita Sofía de España.

Fallecimiento

El 1 de agosto de 2016, Ana de Rumanía falleció en un hospital de Morges, Suiza, tras llevar varios días hospitalizada.

Distinciones honoríficas

Distinciones honoríficas rumanas

  • OrderofCarolI.ribbon.gif Dama Gran Cruz de la Orden de Carol I (10/06/1948).
  • Ro1ocr.gif Dama Gran Cruz de la Orden de la Corona (30/12/2011).

Distinciones honoríficas extranjeras

  • Ruban de la croix de guerre 1939-1945.PNG Cruz de Guerra 1939-1945 (República Francesa).
  • Royal Order of Saints Olga and Sophia ribbon.png Dama Gran Cruz de la Orden de las Santas Olga y Sofía (Reino de Grecia, 10/06/1948).
  • Ordre de la Croix étoilée autro-hongrois.jpg Dama de la Orden de la Cruz Estrellada (Imperio austrohúngaro).





     

No hay comentarios:

Publicar un comentario