foto

foto

Translate

domingo, 18 de septiembre de 2016

Eduardo de Kent (1767-1820)


Eduardo Augusto del Reino Unido (Palacio de Buckingham, Londres, 2 de noviembre de 1767 - Devon, 23 de enero de 1820), Duque de Kent y de Strathearn.
Fue el quinto de los 15 hijos del rey Jorge III del Reino Unido, y de la duquesa Carlota de Mecklemburgo-Strelitz.
               
Fue bautizado el 30 de noviembre de 1767, siendo sus padrinos su tío materno, el príncipe Carlos de Mecklenburgo-Strelitz, su tía paterna Augusta Carlota, Princesa Real y su esposo, el duque Carlos II Guillermo de Brünswick-Wolfenbüttel, y su tía-abuela, María, landgravina de Hesse-Kassel (hija del rey Jorge II).

En 1785 comienza su entrenamiento militar en Alemania. Su padre Jorge III intentó hacerlo ingresar en la Universidad de Göttingen, pero el decide rehusarse pese a los consejos de su hermano el duque de York. Entonces, el príncipe Eduardo es enviado a Luneburgo y luego a Hannover, acompañado de su tutor, el Barón Wangenheim. Pasó además otros 2 años en Génova, antes de ser enviado a Gibraltar. Allí, sirvió como Coronel del 7º Regimiento Real de Fusileros. Sin embargo, su severo sentido de disciplina le hizo impopular entre sus tropas.

Los Fusileros fueron enviados a Canadá en mayo de 1791. El príncipe fue ascendido al rango de General en Jefe en octubre de 1793 y a Teniente General en enero de 1796.

El 23 de abril de 1799 fue creado duque de Kent y de Strathearn y conde de Dublín. En mayo de ese mismo año fue promovido al rango de General y designado Comandante en Jefe de las tropas británicas en Norteamérica. La mayoría de su permanencia en las colonias residió en Halifax, Nova Scotia, convirtiéndose este lugar en el instrumento esencial para la defensa y protección de la Marina Real, además de reforzar la autoridad real en las instituciones económicas y sociales de las colonias.

El 23 de marzo de 1802, el duque de Kent fue nombrado Gobernador de Gibraltar, con la orden expresa de restablecer el orden entre las tropas establecidas allí. Sin embargo, la férrea disciplina establecida por el duque condujo a un amotinamiento de los soldados del 25avo Regimiento de Fusileros en la Navidad de 1802. El duque de York, entonces Comandante en Jefe de las tropas británicas, fue llamado a Gibraltar en mayo de 1803 para reprimir el levantamiento. Eduardo continuó con el cargo de Gobernador de Gibraltar hasta su muerte, aunque el duque de York le prohibió regresar allí. Como consolación por el final de su carrera militar, el duque de Kent fue promovido al cargo de Mariscal de Campo el 5 de septiembre de 1805. Eduardo continúa sirviendo como Coronel Honorario del 1.er Regimiento de a Pie hasta su muerte.

Eduardo Augusto se había convertido en caballero de la Orden de San Patricio el 5 de febrero de 1783 y en caballero de la Orden de la Jarretera el 2 de mayo de 1786. Jorge III lo hizo miembro del Consejo Privado el 5 de septiembre de 1799. Su hermano mayor, el Príncipe-Regente (futuro rey Jorge IV), le nombró caballero gran cruz de la Orden del Baño en la división militar el 2 de enero de 1815, y también caballero gran cruz de la Orden Real Güélfica (división militar) el 12 de agosto de 1815.

El duque de Kent tuvo una gran cantidad de amantes, siendo las más notorias Adelaida Dubus (con la que al parecer tuvo una hija ilegítima) y Julie de St. Laurent, con la que convivió más de 20 años. Sin embargo, permanece soltero hasta 1818, cuando, tras la muerte de la princesa Carlota Augusta, única hija legítima del Príncipe-Regente, la sucesión se planteaba incierta. El Príncipe-Regente no tenía más hijos, y el siguiente en la línea sucesoria, el duque de York, se había separado de su esposa hacía 27 años sin haber tenido descendencia. Fue entonces que tanto él como los 2 hermanos que quedaban solteros, los duques de Clarence (luego rey Guillermo IV) y de Cambridge, contrajeron matrimonio rápidamente, con el propósito de engendrar el tan ansiado heredero del trono. Otros dos hermanos, los duques de Cumberland y de Sussex, ya estaban casados; lamentablemente, hasta ese momento, el duque de Cumberland había tenido 2 hijas nacidas muertas, mientras que los hijos del duque de Sussex estaban eliminados de la sucesión, pues el matrimonio de sus padres era nulo según el Acta de Matrimonios Reales de 1772, por haberse realizado sin el consentimiento del rey.

Eduardo se compromete entonces con la princesa Victoria de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, hermana de Leopoldo de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, viudo de la princesa Carlota Augusta. La pareja se casó por poderes en el Schloss Ehrenburg, Coburgo, el 29 de mayo de 1818, y en persona, el 13 de julio de ese mismo año, en el palacio de Kew, Surrey. De este matrimonio nació una hija:
  • Victoria del Reino Unido (n. palacio de Kensington, 24.5.1819 - m. Osborne House, Isla de Wight, 22.1.1901), reina del Reino Unido al suceder a su tío Guillermo IV.
El duque de Kent contrae neumonía y fallece en Woodbrook Cottage, en Sidmouth, Devon, el 23 de enero de 1820, a los 52 años de edad, siendo sepultado en la Capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, siendo posteriormente sus restos trasladados al Kent Mausoleum, en Frogmore, Windsor. Su padre, el rey Jorge III, murió 6 días más tarde, el 29 de enero.




Victoria de Sajonia-Coburgo-Saalfeld



María Luisa Victoria, Princesa de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, Duquesa en Sajonia (Coburgo, 17 de agosto de 1786 - Frogmore House, 17 de marzo de 1861), fue la madre de la reina Victoria del Reino Unido por su segundo matrimonio con Eduardo de Kent.
                          
Era hija del Duque Francisco de Sajonia-Coburgo-Saalfeld y de la Condesa Augusta de Reuss-Ebersdorf y, por su segundo matrimonio, fue la madre de la Reina Victoria del Reino Unido.

Primer matrimonio

El 21 de diciembre de 1803 en Coburgo, Victoria desposa (como su segunda esposa) a Carlos, Príncipe de Leiningen (1763-1814), cuya primera esposa, Enriqueta Reuss de Ebersdorf, era tía de Victoria.

Segundo matrimonio

El 29 de mayo de 1818 en Coburgo (y nuevamente el 11 de julio de 1818 en el Palacio de Kew de Surrey, Inglaterra), Victoria se casa con Eduardo de Hannover, duque de Kent (1767-1820).

Viudez

Tras la muerte de su segundo esposo, la Duquesa viuda tenía pocas razones para quedarse en Gran Bretaña, no hablando el lenguaje y teniendo un palacio en Coburgo, su hogar, donde podría vivir felizmente del dinero heredado de su primer esposo, el difunto Príncipe de Leiningen. Sin embargo, la sucesión al trono británico no estaba asegurada: el único otro hijo de Jorge III que estaba casado legalmente, el Duque de Clarence (futuro Guillermo IV), aún no tenía hijos legítimos. La Duquesa decidió que debía hacer que su hija fuera Reina algún día en vez de volver a Coburgo y vivir allí tranquilamente, y por eso, buscó la ayuda del gobierno británico, al haber heredado las deudas de su esposo. En ese entonces, la joven Princesa Victoria era sólo la cuarta en la línea al trono, y el Parlamento no estaba de acuerdo con mantener a otro empobrecido miembro de la realeza. A la Duquesa de Kent le fue permitido alojarse en el Palacio de Kensington, junto a varios otros nombres empobrecidos. Llevó allí a su hija Victoria, quien se convertiría en Reina de Inglaterra y, finalmente, en Emperatriz de la India.

Problemas con el rey

La duquesa, que apenas hablaba inglés, confiaba en John Conroy, un oficial irlandés que tenía como su secretario privado. Tal vez por la influencia de Conroy, la relación entre la Casa de la Duquesa y el Rey Guillermo IV se agrió. Se le negó a Guillermo el acceso a su joven sobrina, y heredera aparente, tanto como la Duquesa se atrevió a hacerlo. Ella ofendió al Rey aún más al alojarse en habitaciones del Palacio Kensington que el Rey había reservado para sí mismo. Todo esto llevó a una escena en una cena cuando el Rey, nuevamente sintiéndose ofendido por la Duquesa y Conroy, públicamente expresó el deseo de que su reinado continuara hasta que la Princesa Victoria fuera mayor de edad, y lamentó la influencia que ejercía su entorno sobre la joven Princesa Victoria.

Rumores de idilio

Ha habido especulaciones, no solo de que la Duquesa y Conroy fueron amantes, sino de que Victoria le fue infiel al Duque de Kent y de que Victoria no era hija de éste. Aquellos que apoyan esta posición apuntan a la ausencia de porfiria en la Casa Real Británica entre los descendientes de la Reina Victoria - y que era muy común antes de ella. Esto es verdad, pero hay asimismo una teoría de que la enfermedad puede haber sido trasmitida por el Eduardo de Hannover, duque de Kent a su hija, la Reina Victoria I del Reino Unido y a su vez, esta se la traspasó a su hija mayor, Victoria de Sajonia-Coburgo-Gotha, Emperatriz de Alemania, quien se la dio a su hija mayor Carlota. También se utiliza como argumento el hecho de la hemofilia era desconocida en esta familia antes de ella y que el Duque, a pesar de sus muchas amantes, nunca tuvo hijos ilegítimos conocidos. Existe poca evidencia histórica para apoyar cualquiera de las dos posturas.

Complot de Conroy

Conroy tenía grandes esperanzas en su patrona y en sí mismo: veía a Victoria ascendiendo al trono aún joven, y por eso, necesitaría un gobierno de Regencia, encabezado por la Duquesa. Como secretario de la Duquesa, Conroy sería el "poder detrás del trono". Él no había contemplado que el tío de Victoria, Guillermo IV, sobreviviera lo suficiente como para que Victoria alcanzara la mayoría de edad. Conroy cultivó a la Duquesa como alíada pero ignoró e insultó a Victoria. Así que Conroy nunca tuvo influencia sobre Victoria, y por eso intentó forzarla a que le nombrara secretario personal tras su ascensión. Este plan también fracasó, ya que Victoria comenzó a asociar a su madre con las intrigas de Conroy, al ser presionada para que firmase un papel declarando a Conroy como su secretario personal. Cuando Victoria se convirtió en Reina, relegó a su madre a una habitación lejos de la suya.

Reconciliación

Cuando la Reina tuvo a su primer hijo, la Princesa Real, la Duquesa de Kent se encontró inesperadamente nuevamente en gracia con su hija. Es probable que esto se debiera al despido de la Baronesa Lehzen por el esposo de Victoria (y sobrino de la Duquesa), Príncipe Alberto. Primero, se eliminó la influencia de Lehzen, quien despreciaba a la Duquesa y a Conroy, ya que sospechaba que aquellos eran amantes. Segundo, la Reina quedó completamente abierta a la influencia de Alberto, y él abogó por la reconciliación entre su esposa y su suegra (y tía). Además, Conroy se había exiliado al continente, con lo que esa influencia divisoria había desaparecido. Las finanzas de la Duquesa, que habían sido desorganizadas por Conroy, fueron reordenadas por su hija y los asesores de ésta. La Duquesa se convirtió en una devota abuela y, desde todos los puntos de vista, estuvo lo más cerca de su hija de lo que había estado en toda su vida.

Muerte

La duquesa falleció el 17 de marzo de 1861. Está enterrada en el Mausoleo de la Duquesa de Kent en el Mausoleo Real de Frogmore, Windsor Home Park.
La Reina quedó muy afectada por la muerte de su madre. Fue el comienzo de un año desastroso, que terminaría con la muerte de Alberto, el Príncipe Consorte.

Títulos, estilos, honores y armas

Títulos

  • 1787-1803: Su Ducal Alteza Serenísima Princesa Victoria de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, Duquesa en Sajonia.
  • 1803-1807: Su Alteza Serenísima La Princesa Heredera de Leiningen.
  • 1807-1814: Su Alteza Serenísima La Princesa de Leiningen.
  • 1814-1818: Su Alteza Serenísima La Princesa viuda de Leiningen.
  • 1818-1820: Su Alteza Real La Duquesa de Kent y Strathearn.
  • 1820-1861: Su Alteza Real La Duquesa viuda de Kent y Strathearn.

Descendencia

NombreNacimientoMuerteNotas
De Carlos, Príncipe de Leiningen (casados el 21 de diciembre de 1803).
Carlos Federico Guillermo18041856
Princesa Feodora18071872
De Eduardo de Hannover, duque de Kent (casados el 29 de mayo de 1818).
Princesa Alejandrina Victoria de Kent24 de mayo de 181922 de enero de 1901casada en 1840 con Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha; tiene descendencia.
Fuente:


 

Victoria del Reino Unido



Victoria del Reino Unido (Londres, 24 de mayo de 1819-isla de Wight, 22 de enero de 1901) fue monarca británica desde la muerte de su tío paterno, Guillermo IV, el 20 de junio de 1837, hasta su fallecimiento el 22 de enero de 1901, mientras que como emperatriz de la India fue la primera en ostentar el título desde el 1 de enero de 1877 hasta su deceso.
                  
Victoria era hija del príncipe Eduardo, duque de Kent y de Strathearn, cuarto hijo del rey Jorge III. Tanto el duque como el rey murieron en 1820, lo que provocó que Victoria fuera criada bajo la supervisión de su madre, la princesa alemana Victoria de Sajonia-Coburgo-Saalfeld. Heredó el trono a los dieciocho años, tras la muerte sin descendencia legítima de tres tíos paternos.

El Reino Unido era ya en aquella época una monarquía constitucional establecida, en la que el soberano tenía relativamente pocos poderes políticos directos. En privado, Victoria intentó influir en el gobierno y en el nombramiento de ministros. En público, se convirtió en un icono nacional y en la figura que encarnaba el modelo de valores férreos y de moral personal típico de la época.

Se casó con su primo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha en 1840. Sus nueve hijos y veintiséis de sus cuarenta y dos nietos se casaron con otros miembros de la realeza o de la nobleza de Europa, uniendo a estas entre sí. Esto le valió el apodo de «abuela de Europa». Tras la muerte de Alberto en 1861, Victoria comenzó un luto riguroso durante el cual evitó aparecer en público. Como resultado de su aislamiento, el republicanismo ganó fuerza durante algún tiempo, pero en la segunda mitad de su reinado, su popularidad volvió a aumentar. Sus jubileos de oro y de diamante fueron muy celebrados.

Su reinado de 63 años, 7 meses y 2 días es el segundo más largo de la historia del Reino Unido, solo superado por el de su tataranieta Isabel II, y se le conoce como época victoriana. Fue un periodo de cambio industrial, cultural, político, científico y militar en el Reino Unido y estuvo marcado por la expansión del Imperio británico. Victoria fue la última monarca de la casa de Hannover. Su hijo y sucesor, Eduardo VII, pertenecía a la nueva casa de Sajonia-Coburgo-Gotha.

En 1817 la princesa Carlota Augusta de Gales murió dando a luz a un hijo que nació muerto, provocando una crisis sucesoria en el Reino Unido. Carlota era la única hija del príncipe regente (el futuro Jorge IV, hijo mayor de Jorge III del Reino Unido, que actuaba como regente debido a la enfermedad de su padre) y de su esposa «repudiada» Carolina de Brunswick-Wolfenbüttel. El nacimiento fue visto como algo milagroso, ya que los padres alegaban no haber mantenido más de tres relaciones sexuales durante el matrimonio, por lo que el nacimiento de otro hijo del príncipe Jorge sería, como mínimo, improbable.

La línea de sucesión al trono británico se extinguió rápidamente: Jorge III tenía doce hijos, pero ningún nieto legítimo que pudiera heredar la corona. Sus cinco hijas estaban solteras o eran estériles y ninguno de sus hijos estaba casado, a excepción del segundo, Federico, que tampoco tenía hijos.

 Esto provocó una «carrera» por casarse por parte de los príncipes solteros. Su tercer hijo, Guillermo, se casó con la princesa Adelaida de Sajonia-Meiningen, de cuyo matrimonio nacieron dos hijas: Carlota (1819) e Isabel (1820), ambas muertas antes de cumplir dos años, y varios abortos espontáneos, el último de gemelos en 1821, por lo cual era probable que no tendrían más hijos.

El cuarto hijo de Jorge III, Eduardo, se casó con Victoria de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, viuda del duque de Leiningen —con el que había tenido dos hijos, Carlos y Feodora—, y hermana del viudo de Carlota, Leopoldo de Sajonia-Coburgo-Gotha. De este casamiento nació en 1819 una hija llamada Alejandrina Victoria. Tras las muertes sucesivas de las primas y del padre unos meses después y, ya en 1830, de Jorge IV, Victoria se convirtió en la heredera presunta al trono británico.

Nacimiento y familia

El padre de Victoria, el príncipe Eduardo, se casó con la princesa Victoria el 30 de mayo de 1818 en el palacio de Ehrenburg en Coburgo. Para que no hubiera dudas sobre la validez del matrimonio, se realizó una segunda ceremonia en Inglaterra, en el palacio de Kew, el 11 de junio de ese mismo año, el mismo día que el hermano mayor del príncipe, el también príncipe Guillermo, se casó con la princesa Adelaida de Sajonia-Meiningen.

El padre de la futura reina tenía bastantes deudas antes del matrimonio, pero su situación económica empezó a agravarse aún más: como Eduardo no estaba de acuerdo con las posturas políticas de su hermano, el príncipe regente, este se negó a ayudarlo y, por eso, los padres de Victoria tuvieron que irse de Inglaterra y empezaron a vivir en Alemania. Pocas semanas después, Victoria supo que estaba embarazada y el duque se dio cuenta de la importancia que tenía el hecho de que el niño naciera en Inglaterra. Por eso, con la ayuda de algunos amigos, consiguió reunir el dinero suficiente para el viaje cuando la duquesa estaba embarazada de siete meses. Llegaron a su destino el 24 de abril de 1819 y se instalaron en el palacio de Kensington. Allí nació la futura reina Victoria justo un mes después, el 24 de mayo a las 4:15.

Victoria fue bautizada en la Sala de la Cúpula del palacio de Kensington el 24 de junio del mismo año por Charles Manners-Sutton, arzobispo de Canterbury. Sus padrinos fueron el zar Alejandro I de Rusia —representado en la ceremonia por su tío, Federico de York—; su tío Jorge, futuro Jorge IV; su tía, Carlota de Gran Bretaña —representada por la princesa Augusta Sofía del Reino Unido— y la abuela materna de Victoria, la duquesa Augusta —representada por la princesa María—. Sus padres quisieron llamarla Victoria Georgina Alejandrina Carlota Augusta, pero el príncipe regente —y hermano mayor del duque— insistió en que tres de los nombres desaparecieran. Acabó siendo bautizada únicamente como Alejandrina Victoria, en honor al zar Alejandro I y a su madre.

Victoria se encontraba en el quinto lugar en la línea de sucesión, después de su padre y de los tres hermanos mayores de este. El príncipe regente estaba separado de su mujer, y la esposa del duque de York, la princesa Federica Carlota de Prusia, tenía 52 años, por lo que no había muchas posibilidades de que los dos hijos mayores tuvieran herederos. Las dos hijas del duque de Clarence murieron antes de cumplir los dos años. El abuelo y el padre de Victoria murieron en 1820 con solo una semana de diferencia y el duque de York murió en 1827. Tras la muerte del rey Jorge IV en 1830, Victoria se convirtió en heredera presunta de su tío Guillermo IV. El Acta de Regencia de 1830 incluía una cláusula especial que convertiría a la duquesa de Kent y madre de Victoria en regente si Guillermo moría antes de que Victoria cumpliera 18 años. El rey Guillermo desconfiaba de la capacidad de la duquesa para ser regente y, en 1836, declaró en su presencia que quería vivir hasta ver a Victoria cumplir 18 para evitar una regencia.

Heredera al trono


Victoria con su perro de agua Dash, Pintura por George Hayter de 1833.
Victoria describiría más tarde su infancia como «bastante melancólica». Su madre era muy protectora, por lo que tuvo una educación aislada, lejos de otros niños de su edad, siguiendo el llamado «sistema Kensington», un conjunto de reglas y protocolos elaborados por la duquesa y su ambicioso y dominante mayordomo, sir John Conroy, que según algunos rumores era amante de la duquesa. El sistema le impedía encontrarse con personas que su madre y Conroy consideraran indeseables —un grupo que incluía gran parte de la familia de su padre— y tenía como objetivo volverla débil y dependiente de ellos. La duquesa evitaba la corte, pues le molestaba que allí hubiera hijos ilegítimos del rey, y también para mostrar la moralidad de Victoria al insistir en el hecho de que su hija evitase toda forma de indecencia sexual. Victoria compartía cuarto con su madre, estudiaba con tutores privados de acuerdo con un horario reglado y pasaba las horas de ocio jugando con sus muñecas y su toy spaniel inglés, llamado Dash. Aprendió francés, alemán, italiano y latín, pero hablaba inglés en casa.

En 1830 la duquesa de Kent y Conroy llevaron a Victoria al centro de Inglaterra para visitar Malvern Hills, deteniéndose en varios pueblos y en casas de campo por el camino. Entre 1832 y 1835 realizaron viajes semejantes. Para gran irritación del rey Guillermo, Victoria fue recibida con mucho entusiasmo en todos los lugares. Guillermo consideró que esos viajes reflejaban una ambición de realeza y temía que se empezara a ver a Victoria como una rival en vez de como una heredera. A Victoria no le gustaban esos viajes: las constantes apariciones públicas la dejaban muy cansada y tenía poco tiempo para relajarse. La princesa acabaría oponiéndose a esto, y argumentaría que no le gustaban al rey, pero su madre ignoró sus quejas por celos y la obligó a continuar. Mientras estaba en Ramsgate, en octubre de 1835, Victoria cogió una fuerte fiebre, pero Conroy lo ignoró y afirmó que sus quejas eran fantasías infantiles. Mientras Victoria estaba enferma, Conroy y la duquesa intentaron que nombrara a Conroy su secretario privado, pero la princesa se negó.

 Durante su adolescencia, Victoria resistió a los persistentes intentos por parte de su madre y de Conroy para que este fuera su secretario. Cuando llegó a reina, acabó finalmente por apartarlo de su presencia, pero Conroy se mantuvo en la casa de su madre.


Victoria en su juventud.
En 1836 el hermano de la duquesa, Leopoldo, que se había convertido en rey de Bélgica en 1831, empezó a hacer planes para casar a su sobrina Victoria con su sobrino Alberto. Leopoldo, la madre de Victoria y el padre de Alberto (el duque Ernesto I de Sajonia-Coburgo-Gotha) eran hermanos. Leopoldo convenció a su hermana para invitar a los parientes de Coburgo para que la visitaran en mayo de 1836, con el objetivo de presentar a Alberto a Victoria. Sin embargo, Guillermo IV no aprobaba ningún tipo de unión de los miembros de su familia con los Coburgo y hubiera preferido que su sobrina se hubiera casado con el príncipe Alejandro de los Países Bajos, segundo hijo de Guillermo II de los Países Bajos. Victoria sabía de la existencia de estos planes y daba su opinión sobre los príncipes elegibles que le presentaban. Según su diario, a Victoria siempre le gustó la compañía de Alberto. Al final de la visita, escribió: «[Alberto] es extremadamente guapo, su pelo es del mismo color que el mío, sus ojos son grandes y azules y tiene una nariz bonita y una boca muy dulce con unos buenos dientes. Pero el encanto de su cara reside en su expresión, que es muy agradable». Por otra parte, encontraba a Alejandro «demasiado simple».

Victoria le escribió a su tío Leopoldo, a quien siempre consideró su «mejor y más amable consejero», para agradecerle la «expectativa de gran felicidad para la cual ha contribuido la persona del querido Alberto (...) él tiene todas las cualidades deseables para hacerme totalmente feliz. Es tan sensible, tan amable y tan amoroso. Además, tiene el exterior más agradable y encantador que he conocido». Sin embargo, con 17 años y a pesar de estar muy interesada en Alberto, Victoria no estaba lista para casarse. Ambas partes no avanzaron hacia un compromiso formal, pero asumieron que su unión ocurriría con el tiempo.

Primeros años de reinado


Victoria recibe la noticia de su subida al trono.
Victoria cumplió 18 años el 24 de mayo de 1837, por lo que se evitó así una regencia. El 20 de junio de 1837 Guillermo IV murió con 72 años, y Victoria se convirtió en reina del Reino Unido. En su diario escribió: «Mamá me levantó a las seis de la mañana y me dijo que el arzobispo de Canterbury y Conyngham estaban aquí y querían verme. Salí de la cama y fui a mi sala de espera (vestida solo con mi camisón), sola, y los vi. Conyngham me avisó de que mi pobre tío, el rey, ya no existía y que había dado su último suspiro doce minutos después de las dos de la mañana y que, por consiguiente, soy reina». Los documentos oficiales de su primer día de reinado se referían a ella como Alejandrina Victoria, pero su primer nombre fue retirado a petición de la reina y nunca volvió a ser usado.

Debido a que la Ley Sálica imperaba en Hanóver, este trono pasó a su tío menor, el duque de Cumberland, terminando así la unión entre el Reino Unido y Hanóver existente desde 1714. Mientras la joven reina no tuvo hijos, el duque de Cumberland fue el heredero presunto del trono.
 
El primer ministro whig, lord Melbourne, ejerció desde el comienzo una poderosa influencia sobre la políticamente inexperta soberana, quien acudía a él constantemente por consejos y ayuda. Charles Greville creía que al viudo Melbourne, que nunca había tenido hijos, «ella le caía muy bien y la quería como a una hija si hubiera tenido alguna», y es probable que Victoria lo viera como una figura paterna. Su coronación se realizó el 28 de junio de 1838 y Victoria se convirtió en la primera soberana en residir en el palacio de Buckingham. Heredó las propiedades de los ducados de Lancaster y Cornualles y empezó a recibir 385 000 libras al año. Al ser prudente a nivel financiero, consiguió pagar las deudas de su padre.

Al principio del reinado, Victoria fue muy popular. Sin embargo, su reputación sufrió un duro revés debido a una intriga en la corte en 1839, cuando la barriga de una de las damas de compañía de su madre, Flora Hastings, empezó a crecer de forma anormal, creando rumores de que se había quedado embarazada, fuera del matrimonio, de John Conroy. Victoria creyó en los rumores; odiaba a Conroy y despreciaba a «aquella odiosa lady Flora», ya que esta había conspirado con Conroy y la duquesa de Kent en el sistema Kensington. Al principio, lady Flora se negó a someterse a un examen médico desnuda, pero a mediados de febrero finalmente cedió y se descubrió que aún era virgen. Conroy, la familia Hastings y los conservadores organizaron una campaña de prensa afirmando que la reina había ayudado a extender rumores falsos sobre lady Flora. Cuando lady Flora murió en julio, la autopsia reveló que tenía un gran tumor en el hígado y que esa había sido la causa del crecimiento de la barriga. En apariciones públicas, a Victoria le silbaban y le llamaban «Mrs. Melbourne».

En 1839 Melbourne dimitió, cuando los radicales y conservadores —Victoria odiaba a ambos partidos— votaron contra una ley que suspendía la constitución de Jamaica, la cual retiraba el poder político a los dueños de las plantaciones que se estaban resistiendo a la abolición de la esclavitud.

La reina pidió a Robert Peel que formara gobierno, pero pronto entró en disputas con este debido a la Crisis de las Damas de Cámara. Por aquel entonces, la conformación de la corte real estaba regida por el sistema de patronazgo —es decir, el primer ministro escogía a los miembros que servirían a la reina entre sus partidarios—; muchas de las damas de cámara de la reina eran esposas de whigs, y sir Robert Peel exigía que fueran reemplazadas por esposas de tories. Victoria, aconsejada por Melbourne, se negó rotundamente a destituir a las damas de sus cargos, pues las había llegado a considerar amigas muy cercanas. Peel sentía que no podía gobernar bajo las restricciones impuestas por la reina y finalmente renunció al cargo de primer ministro, dejándole el camino libre a Melbourne para retornar al poder.

Matrimonio y familia

Matrimonio


Boda de la reina Victoria con el príncipe Alberto, pintura de George Hayter.
A pesar de ser reina, Victoria seguía viviendo con su madre, con la que no se llevaba bien debido al sistema Kensington y a su dependencia continua de Conroy, simplemente por estar soltera. Su madre vivía en aposentos alejados en el palacio de Buckingham y Victoria se negaba a verla muchas veces. Cuando la reina se quejó a Melbourne de que la proximidad de la madre había supuesto un «tormento durante muchos años», este simpatizó con ella y le dijo que eso se podía evitar con una boda, algo a lo que Victoria llamó la «alternativa chocante». Estaba interesada en la educación que Alberto estaba recibiendo para preparar su futuro papel de marido, pero se resistió a acelerar el matrimonio.

Victoria siguió elogiando a Alberto tras su segunda visita a Inglaterra en octubre de 1839. Alberto y Victoria se gustaban y la reina le pidió matrimonio el 15 de octubre de 1839, solo cinco días después de su llegada a Windsor. Se casaron el 10 de febrero de 1840 en la capilla real del palacio de St. James, en Londres. Victoria estaba totalmente enamorada. Se pasó la primera noche de casada con dolor de cabeza, pero escribió en su diario:
NUNCA, NUNCA he pasado una noche así. MI QUERIDO, QUERIDO, QUERIDO Alberto [...] con su gran amor y afecto me ha hecho sentir que estoy en un paraíso de amor y felicidad, algo que nunca esperaba sentir. Me cogió en sus brazos y nos besamos una y otra vez. Su belleza, su dulzura y su amabilidad —nunca podré agradecer suficientes veces tener un marido así— [...] que me llama con nombres tiernos como nunca antes me han llamado ha sido una increíble bendición. Este ha sido el día más feliz de mi vida.
Victoria I del Reino Unido
Alberto se convirtió en un consejero político importante, así como en el compañero de la reina, y sustituyó a lord Melbourne como la figura dominante e influyente en la primera mitad de su vida. La madre de Victoria tuvo que abandonar el palacio y fue enviada a Ingestre en Belgrave Square. Tras la muerte de la princesa Augusta Sofía del Reino Unido en 1840, la madre recibió las casas de Clarence y Frogmore. Con la ayuda de Alberto, la relación entre madre e hija empezó a mejorar poco a poco.

El 10 de junio de 1840, poco después de la boda y con Victoria embarazada de su primer hijo, un joven llamado Edward Oxford de 18 años de edad, intentó asesinarla cuando estaba en un carruaje acompañada por el príncipe Alberto camino de casa de la madre. Oxford disparó dos veces, pero ambas balas fallaron. Fue juzgado por alta traición y considerado culpable, aunque después fue liberado por considerar que estaba loco. Tras el incidente, la popularidad de Victoria aumentó y se olvidó la anterior crisis. Su primera hija, que también se llamó Victoria, nació el 21 de noviembre de 1840. La reina odiaba estar embarazada, pensaba que dar el pecho era asqueroso y creía que los recién nacidos eran feos. Aun así, tendría ocho hijos más con Alberto.

La casa de Victoria estaba regida por la que había sido su institutriz durante la infancia, la baronesa Louise Lehzen. Lehzen había sido una gran influencia para Victoria y la había apoyado contra el sistema Kensington. Sin embargo, Alberto creía que Lehzen era una incompetente y que su desgobierno amenazaba la salud de su hija. Tras una discusión entre Victoria y Alberto, Lehzen fue jubilada y su relación tan cercana con Victoria acabó.

Descendencia

 NombreFecha de nacimientoFecha de defunciónConsorte (fechas de nacimiento y muerte) e hijos[76]
Vicky.jpgVictoria182021 de noviembre de
1840
19015 de agosto de
1901
Casada en 1858 (25 de enero),
Príncipe heredero Federico de Prusia (1831–1888),
futuro Federico III de Alemania
con descendencia
(entre otros, Guillermo II de Alemania
y Sofía de Prusia, reina de Grecia).
Prince of Wales00.jpgEduardo VII18419 de noviembre de
1841
19106 de mayo de
1910
Casado en 1863 (10 de marzo),
Alejandra de Dinamarca (1844–1925);
con descendencia
(entre otros Jorge V del Reino Unido
y Maud de Gales, reina de Noruega).
Alice do reino unido.jpgAlicia184325 de abril de
1843
187814 de diciembre de
1878
Casada en 1862 (1 de julio),
Luis IV de Hesse-Darmstadt;
con descendencia
(entre otros, Alejandra Fiódorovna Románova, última emperatriz de Rusia).
AlfredEdimbourg.jpgAlfredo18446 de agosto de
1844
190031 de julio de
1900
Casado en 1874 (23 de enero),
María Aleksándrovna de Rusia;
con descendencia
(entre otros, María de Sajonia-Coburgo-Gotha, reina de Rumanía).
HelenaSaxeCobourgGotha.jpgElena184625 de mayo de
1846
19239 de junio de
1923
Casada en 1866 (5 de julio),
Cristián de Schleswig-Holstein;
con descendencia
Princess Louise Downey copy.jpgLuisa184818 de marzo de
1848
19393 de diciembre de
1939
Casada en 1871 (21 de marzo),
John George Campbell;
sin descendencia
ArthurDkCnnght.jpgArturo18501 de mayo de
1850
194216 de enero de
1942
Casado en 1879 (13 de marzo),
Luisa Margarita de Prusia (1860–1917);
con descendencia (entre otros, Margarita de Connaught, princesa heredera de Suecia).
Prince Leopold (edited).jpgLeopoldo18537 de abril de
1853
188428 de marzo
1884
Casado en 1882 (27 de abril),
Elena de Waldeck-Pyrmont;
con descendencia (entre otros, Carlos Eduardo, duque de Sajonia-Coburgo-Gotha).
Princess Beatrice Downey.jpgBeatriz185714 de abril de
1857
1944 26 de octubre de
1944
Casada en 1885 (23 de julio),
Enrique de Battenberg;
con descendencia
(entre otros, Victoria Eugenia de Battenberg, reina de España).
Fuente:




Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha



El príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha (en alemán: Franz Albrecht August Karl Emanuel von Sachsen-Coburg und Gotha; 26 de agosto de 1819-14 de diciembre de 1861), conocido como el príncipe consorte, fue el esposo de la reina Victoria del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda.

Nació en el ducado sajón de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, en el seno de una familia conectada con muchos de los monarcas gobernantes de Europa. A los 20 años se casó con su prima hermana, la reina Victoria, con quien más adelante tendría nueve hijos. Al principio de su matrimonio, Alberto se sintió limitado por su posición como consorte, que no le confería ningún poder o responsabilidad; sin embargo, con el tiempo adoptó muchas causas públicas, como la reforma educativa y la abolición de la esclavitud a nivel mundial, y asumió la administración del personal, las propiedades y la oficina de la reina. Estuvo muy involucrado en la organización de la Gran Exposición de 1851. Alberto ayudó a desarrollar la monarquía constitucional del Reino Unido convenciendo a su esposa para que se mostrara menos partidista en sus relaciones con el Parlamento, aunque estaba profundamente en desacuerdo con la política exterior intervencionista seguida durante la permanencia de lord Palmerston como secretario de Relaciones Exteriores.
                         
Murió a la edad de 42 años, lo que sumió a la reina en un profundo duelo que duró el resto de su vida. Después de la muerte de la reina Victoria en 1901, su hijo mayor, Eduardo VII, la sucedió como el primer monarca británico de la Casa de Sajonia-Coburgo y Gotha, nombrada así por la casa ducal a la cual pertenecía Alberto.

Alberto nació el 26 de agosto de 1819 en el castillo Rosenau, cerca de Coburgo, Alemania; fue el segundo hijo de Ernesto III de Sajonia-Coburgo-Saalfeld y su primera esposa, Luisa de Sajonia-Gotha-Altenburgo. La reina Victoria, futura esposa de Alberto, nació poco tiempo antes, el mismo año y con la asistencia de la misma partera. Fue bautizado en la Iglesia Evangélica Luterana el 19 de septiembre de 1819 en el Marble Hall del castillo Rosenau con agua tomada del río local, el Itz.

 Sus padrinos fueron su abuela paterna, Augusta de Reuss-Ebersdorf, duquesa viuda de Sajonia-Coburgo-Saalfeld; su abuelo materno, Augusto, duque de Sajonia-Gotha-Altenburgo; Francisco I, emperador de Austria; Alberto de Sajonia-Teschen, duque de Teschen; y Emanuel, conde de Mensdorff Pouilly. Federico IV duque de Sajonia-Gotha-Altenburgo y tío abuelo de Alberto, murió en 1825. Su muerte llevó a un nuevo arreglo de los ducados sajones al año siguiente y el padre de Alberto se convirtió en duque reinante de Sajonia-Coburgo-Gotha, como Ernesto I.

Alberto y su hermano mayor, Ernesto, tuvieron en su niñez y juventud una relación muy cercana, marcada por el turbulento matrimonio de sus padres y la eventual separación y divorcio. Después de que su madre fue exiliada de la corte en 1824, se casó con su amante, Alejandro de Hanstein, conde de Pölzig y Beiersdorf, después de obtener el divorcio en 1826 con la condición de que Luisa no volviera a ver nunca a sus hijos, murió de cáncer a la edad de 30 años en 1831. Al año siguiente, su padre se casó con su sobrina, prima de sus hijos, la princesa María Antonieta de Wurtemberg, pero el matrimonio no fue muy cercano y María Antonieta tuvo poco impacto en las vidas de sus hijastros.

Los hermanos fueron educados en casa por Christoph Florschütz y más tarde estudiaron en Bruselas, donde Adolphe Quetelet fue uno de sus tutores. Al igual que muchos otros príncipes alemanes, Alberto asistió a la Universidad de Bonn; estudió derecho, economía política, filosofía e historia del arte. Estudió música y destacaba en los deportes, especialmente esgrima y equitación. Sus maestros en Bonn incluyeron al filósofo Immanuel Hermann Fichte y al poeta August Wilhelm von Schlegel.

En agosto de 1859, Alberto estaba gravemente enfermo con calambres en el estómago. Durante un viaje a Coburgo en el otoño de 1860, iba conduciendo un carruaje tirado por cuatro caballos que repentinamente se desbocaron. Mientras los caballos continuaban galopando hacia una vehículo inmóvil que esperaba en un cruce ferroviario, Alberto saltó del carruaje para salvar su vida. Uno de los caballos murió en la colisión y Alberto resultó fuertemente afectado, aunque sus heridas físicas consistieron solamente en cortadas y moretones. Les dijo a su hermano y a su hija mayor que sintió que había llegado su hora.

En marzo de 1861, murió la duquesa de Kent, madre de Victoria y tía de Alberto, y la reina estaba desconsolada; Alberto se hizo cargo de la mayoría de las responsabilidades de la reina, a pesar de estar enfermo con problemas crónicos de estómago. El último evento público que presidió fue la inauguración de los Royal Horticultural Gardens el 5 de junio de 1861. En agosto, Victoria y Alberto visitaron Curraugh Camp en Irlanda, donde el príncipe de Gales estaba haciendo el servicio militar. En el campamento, los compañeros del príncipe le habían presentado a Nellie Clifden, una actriz irlandesa.

Para noviembre, Victoria y Alberto habían regresado a Windsor y el príncipe de Gales había regresado a Cambridge, donde realizaba sus estudios. Dos de los primos de Alberto, el rey Pedro V y el príncipe Fernando de Portugal, murieron de fiebre tifoidea. Para colmo de males, Alberto fue informado de que en los clubes de caballeros y la prensa extranjera se extendía el rumor de que el príncipe de Gales estaba involucrado aún con Nellie Clifden. Alberto y Victoria estaban horrorizados por la indiscreción de su hijo y temían que todo terminara en chantaje, escándalo o embarazo.

Aunque Alberto estaba enfermo y debilitado, se trasladó a Cambridge el 25 de noviembre, para ver al príncipe de Gales y discutir sobre la indiscreta aventura de su hijo. En sus últimas semanas, Alberto sufrió de dolores de espalda y piernas.

Cuando el Affaire del Trent —la sustracción forzada de dos diplomáticos confederados de un barco británico por parte de las fuerzas de la unión durante la Guerra de Secesión— amenazó con hacer estallar la guerra entre Estados Unidos y el Reino Unido, Alberto estaba gravemente enfermo, pero intervino para suavizar la respuesta diplomática británica. El 9 de diciembre, William Jenner, uno de los médicos de Alberto, le diagnosticó fiebre tifoidea. Alberto murió a las 22:50 del 14 de diciembre de 1861 en el Blue Room del castillo de Windsor, en presencia de la reina y cinco de sus nueve hijos. El diagnóstico contemporáneo fue la fiebre tifoidea, pero los escritores modernos han señalado que Alberto estuvo enfermo durante al menos dos años antes de su muerte, lo cual podría indicar que una enfermedad crónica, como la enfermedad de Crohn, la insuficiencia renal o el cáncer abdominal, fue la auténtica causa de la muerte.

Legado

El dolor de la reina fue abrumador y los tibios sentimientos que el pueblo experimentó con anterioridad por Alberto fueron reemplazados por compasión. Victoria vistió de negro como señal de luto por el resto de su larga vida y las habitaciones de Alberto en todas sus casas se mantuvieron como hasta ese día, incluso llevaban agua caliente por las mañanas y la ropa de cama y las toallas se cambiaban a diario. Tales prácticas no eran extrañas en las casas de los muy ricos. Victoria se retiró de la vida pública y su reclusión erosionó algunos de los intentos de Alberto por remodelar la monarquía como una institución nacional que establecía un ejemplo moral, no político. Se le acredita a Alberto la introducción del principio de que la familia real británica debía de permanecer por encima de la política. Antes de su matrimonio, Victoria apoyaba a los whigs; por ejemplo, a principios de su reinado Victoria frustró la formación de un gobierno conservador por sir Robert Peel al negarse a aceptar las substituciones que este le sugirió hacer entre sus damas de compañía.

Alberto fue sepultado temporalmente en la capilla de san Jorge en el castillo de Windsor, hasta que un año después de su muerte sus restos fueron depositados en el Mausoleo Real de Frogmore, que permaneció incompleto hasta 1871. El sepulcro en el que finalmente fueron colocados Alberto y Victoria, fue tallado en el mayor bloque de granito que se haya extraído en el Reino Unido.

A pesar de la petición de Alberto de que no se crearan efigies suyas, se erigieron muchos monumentos públicos en su honor en todo el país y a través del Imperio británico. Los más destacados son el Royal Albert Hall y el Albert Memorial en Londres. La plétora de memoriales erigidos en honor de Alberto llegó a ser tan grande que Charles Dickens le dijo a un amigo que buscaba una «cueva inaccesible» para escapar de ellos.

Toda clase de objetos y lugares fueron nombrados como el príncipe Alberto, desde el lago Alberto en África hasta la ciudad de Prince Albert en Saskatchewan o la Albert Medal, otorgada por la Royal Society of Arts. Cuatro regimientos del ejército británico tomaron su nombre: la 11th Hussars del príncipe Alberto, la de Infantería ligera del príncipe Alberto, el Regimiento de Voluntarios de Caballería de Leicestershire del príncipe Alberto y la Brigada de Rifleros del Príncipe Consorte.

Alberto y Victoria demostraron gran interés en el establecimiento y desarrollo de Aldershot en Hampshire como ciudad de guarnición en la década de 1850. Tenían allí un pabellón real de madera en el cual frecuentemente se quedaban cuando asistían a revisiones del ejército. Alberto estableció y dotó la biblioteca Prince Consort's Library en Aldershot.

Las biografías que se publicaron después de su muerte eran típicamente elogiosas. El Magnum opus de Theodore Martin de cinco volúmenes fue autorizado y supervisado por la reina Victoria y su influencia se nota en sus páginas. Sin embargo, es un registro preciso y exhaustivo. Queen Victoria (1921) de Lytton Strachey fue más crítica, pero fue desacreditada en parte por biógrafos de mediados del siglo XX como Héctor Bolitho y Roger Fulford, quienes, a diferencia de Strachey, tuvieron acceso a los diarios y las cartas de Victoria.

Los mitos populares sobre el príncipe Alberto —tales como la afirmación de que introdujo los árboles de Navidad en el Reino Unido— son descartados por los académicos. Biógrafos recientes, como Stanley Weintraub, retratan a Alberto como el personaje de un romance trágico, que murió demasiado pronto y al que su amada le guardó luto durante toda la vida. En la película The Young Victoria de 2009, Alberto, representado por Rupert Friend se convierte en un personaje heroico en la representación novelesca del atentado de 1840, donde recibe el impacto de una bala —algo que no sucedió en la vida real.

Títulos, tratamientos, honores y armas



Alberto usando las ropas ceremoniales de
caballero gran cruz de la Orden del Baño, 1842.

Títulos y tratamientos

  • 26 de agosto de 1819 – 12 de noviembre de 1826: Su Alteza Serenísima el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, duque de Sajonia.
  • 12 de noviembre de 1826 – 6 de febrero de 1840: Su Alteza Serenísima el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, duque de Sajonia.
  • 6 de febrero de 1840 – 25 de junio de 1857: Su Alteza Real el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, duque de Sajonia.
  • 25 de junio de 1857 – 14 de diciembre de 1861: Su Alteza Real el príncipe consorte.

Honores

Imperio británico
  • KG: Caballero de la Orden de la Jarretera, 16 de diciembre de 1839.
  • KT: Caballero de la Orden del Cardo.
  • KP: Caballero de la Orden de San Patricio.
  • GMB: Gran maestre de la Orden del Baño.
  • KSI: Compañero de la Orden de la Estrella de la India.
  • GCMG: Caballero gran cruz de la Orden de San Miguel y San Jorge.
Extranjeros
  • Reino de Hannover
    Caballero gran cruz de la Orden Real Güélfica.
  • Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
    Caballero de la Orden del Toisón de Oro.
  • Fuente:



El príncipe Alberto, la reina Victoria y sus nueve hijos, 1857. De izquierda a derecha: Alicia, Arturo, el príncipe consorte, el príncipe de Gales, Leopoldo (al frente de él), Luisa, la reina Victoria con Beatriz en los brazos, Alfredo, Victoria y Elena.




 

Victoria  -  Casada en 1858 (25 de enero),

Príncipe heredero Federico de Prusia (1831–1888),

futuro Federico III de Alemania

con descendencia: Guillermo II de Alemania

Carlota de Prusia

Enrique de Prusia

Segismundo de Prusia

Victoria de Prusia

Valdemar de Prusia

Sofía de Prusia

Margarita de Prusia




 

Eduardo VII - Casado en 1863 (10 de marzo),

                                      Alejandra de Dinamarca (1844–1925);

                                                     con descendencia: 

                                                     Alberto Víctor,

                                                           Jorge,

                                                           Luisa,

                                                          Victoria,

                                                          Maud

                         y Alejandro, que falleció a las pocas horas de nacer

                                   (entre otros Jorge V del Reino Unido

                                    y Maud de Gales, reina de Noruega).



 
 
 

Alice - Casada en 1862 (1 de julio),

                                              Luis IV de Hesse-Darmstadt;

                                                         con descendencia:

                                              Victoria de Hesse-Darmstadt

                                              Isabel Fiódorovna Románova

                                              Irene de Hesse-Darmstadt

                                              Ernesto Luis de Hesse-Darmstadt

                                              Federico de Hesse-Darmstadt

                                              Alejandra Fiódorovna Románova

                                              María de Hesse

     (entre otros, Alejandra Fiódorovna Románova, última emperatriz de Rusia).

 
 
 
 
 

Alfred - Casado en 1874 (23 de enero),

                                           María Aleksándrovna de Rusia;

                                                       con descendencia:

                      Alfredo, Príncipe Heredero de Sajonia-Coburgo-Gotha

                                    María, Reina consorte de Rumanía

                                   Victoria Melita, Gran Duquesa de Rusia

                                   Alejandra, Princesa de Hohenlohe-Langenburg

                                   Princesa Beatriz, duquesa de Galliera

             (entre otros, María de Sajonia-Coburgo-Gotha, reina de Rumanía).



 
 

Helena - Casada en 1866 (5 de julio),

                                           Cristián de Schleswig-Holstein;

                                                      con descendencia:

                                   Cristián Víctor de Schleswig-Holstein (1867-1900)

                                   Alberto de Schleswig-Holstein (1869-1931)

                                   Elena Victoria de Schleswig-Holstein (1870-1940)

                                   María Luisa de Schleswig-Holstein (1872-1952)

                 Haroldo de Schleswig-Holstein (muerto a los ocho días de nacido).



 
 
 

Louise - Casada en 1871 (21 de marzo),

                                                John George Campbell;

                                                     sin descendencia


 
 
 
 
 

Arthur - Casado en 1879 (13 de marzo),

                                     Luisa Margarita de Prusia (1860–1917);

                                                     con descendencia:

                                     Margarita, Princesa Heredera de Suecia

                                            Príncipe Arturo de Connaught

                                            Patricia, la Hon. Lady Ramsay                       

             (entre otros, Margarita de Connaught, princesa heredera de Suecia).




 
 

Leopold - Casado en 1882 (27 de abril),

                                             Elena de Waldeck-Pyrmont;

                                                      con descendencia:

                                               Princesa Alicia de Albany

                                         Carlos Eduardo, Duque de Albany






Beatrice - Casada en 1885 (23 de julio),

                                                   Enrique de Battenberg;

                                                        con descendencia:

                           Alejandro Mountbatten, I marqués de Carisbrooke

                                  Victoria Eugenia, Reina consorte de España

                                               Lord Leopoldo Mountbatten                                    

                                      Príncipe Mauricio de Battenberg

               (entre otros, Victoria Eugenia de Battenberg, reina de España).

 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario