foto

foto

Translate

domingo, 25 de septiembre de 2016

Humberto I de Italia


Humberto I de Saboya (Turín, 14 de marzo de 1844 – Monza, 29 de julio de 1900), llamado en italiano Umberto I di Savoia, fue rey de Italia entre 1878 y 1900.

Umberto Rainerio Carlo Emanuele Giovanni Maria Ferdinando Eugenio, príncipe del Piamonte, nació en Turín, la capital del Reino de Piamonte-Cerdeña. Fue hijo del príncipe Víctor Manuel de Saboya, futuro monarca de Piamonte y que años después lograría convertirse en el primer rey de Italia, y de su prima María Adelaida de Habsburgo-Lorena, archiduquesa de Austria.
                       
Su educación fue dejada en manos de Massimo Taparelli, marqués de Azeglio y de Pasquale Stanislao Mancini. En abril de 1868 el príncipe Humberto contrajo matrimonio con su prima hermana, la Princesa Margarita Teresa de Saboya. El matrimonio tuvo un hijo, Víctor Manuel (1869 -1947).

Desde marzo de 1858 Humberto de Saboya siguió la carrera militar en el ejército sardo, comenzando con el rango de capitán. Estuvo presente en la batalla de Solferino en 1859, y en 1866 estuvo al mando de una división en la batalla de Custoza aunque sin intervenir directamente en ese combate.
El 9 de enero de 1878, tras la muerte de su padre Víctor Manuel II, Humberto de Saboya se convirtió en rey de Italia con el nombre de Humberto I.

Humberto I adoptó el título Humberto I de Italia y no siguió la tradición que le habría correspondido, de ser Humberto IV (de Saboya), a fin de reforzar su imagen como soberano efectivo de sus súbditos en todo el reino de Italia y no sólo de los nativos de Piamonte-Cerdeña. Con esa misma finalidad, Humberto consintió que los restos de su padre fueran enterrados en Roma, en el Panteón de Roma, y no en el mausoleo real de la basílica de Superga, situado sobre una de las colinas que rodean Turín, donde desde mediados del siglo XVIII eran sepultados todos los miembros de la dinastía Saboya.

En noviembre de ese mismo año salió ileso de un atentado que sufrió en Nápoles por parte del anarquista Giovanni Passannante, pero que dejó gravemente herido al primer ministro, Benedetto Cairoli, El atacante fue detenido y condenado a muerte, pena que fue conmutada por Humberto I a cadena perpetua.

El 24 de octubre de 1896 el príncipe Víctor Manuel, heredero del trono italiano, contrajo matrimonio con la princesa montenegrina Jelena Petrović-Njegoš en Roma.

Política exterior

Durante su reinado Italia se unió al Imperio alemán y al Imperio austrohúngaro formando parte de la Triple Alianza, decisión que no fue respaldada por la opinión pública, a causa del dominio que ejerció el Imperio austrohúngaro en el norte de Italia y que restó popularidad al monarca italiano. De hecho, esta clase de alianza era considerada hasta cierto punto "antinatural" por los políticos e intelectuales italianos, que si bien admiraban la potencia del Imperio alemán, no olvidaban que el irredentismo italiano aún estaba vigente y reclamaba la anexión del Trentino, de la Venecia Julia y del este del Friuli, regiones pobladas por italianos pero bajo soberanía del Imperio Austrohúngaro. Sumado esto a las viejas tensiones históricas que sentían los intelectuales que apoyaron la unificación de Italia y que relacionaban a esta con el antiguo Imperio Romano, destruido por diversas tribus germanas.

La política exterior italiana bajo el reinado de Humberto I se caracterizó también por una insistencia en participar del imperialismo mostrado por otras potencias europeas en el Reparto de África. No obstante, Italia inició su colonialismo cuando otros países ya tenían imperios ultramarinos consolidados (como resultado de la tardía unificación italiana), mientras que la economía italiana era aún débil para afrontar los gastos de aventuras coloniales en comparación a otros países europeos más prósperos. Ello no impidió que bajo el reinado de Humberto I se formase el imperio colonial italiano basado en los territorios de Eritrea y Somalia, obtenidos bajo la inspiración del primer ministro Francesco Crispi, un imperialista convencido.

Política interna


Tapa de la revista argentina Caras y Caretas en memoria
de Humberto I de Italia (agosto de 1900).
El reinado de Humberto I se caracterizó también por la orientación política fuertemente conservadora del monarca, muy hostil a los sindicatos obreros que surgían en las ciudades industriales del norte de Italia. El advenimiento del socialismo causaba que el rey, desde inicios de la década de 1890, se apoyase en los sectores más conservadores de los políticos y del ejército, desconfiando del liberalismo y del parlamentarismo heredado de su padre, aunque la industrialización italiana había entonces progresado con gran rapidez y era ya una realidad en las regiones septentrionales del país.
Una grave crisis surgió al respecto cuando en mayo de 1898 hubo masivas protestas populares en Milán relacionadas con una subida de precios del trigo y ciertos impuestos nuevos que gravaban al proletariado urbano. Las protestas fueron reprimidas de manera sangrienta en las calles milanesas por el ejército, inclusive empleando la artillería contra manifestantes desarmados, bajo las órdenes del general Fiorenzo Bava Beccaris.

La represión dejó un saldo cercano al centenar de muertos y pasó a la historia italiana como la Masacre de Bava-Beccaris, pero la reacción del rey Humberto en Roma fue convocar al general represor y felicitarlo públicamente por su "valentía en defender la Casa Real", acusando a los obreros de "enemigos de la Corona". Estos acontecimientos deterioraron el respaldo popular hacia Humberto I en particular y el prestigio de la Casa de Saboya en general, de hecho la alineación del rey en favor de la represión violenta contra los obreros lo tornaron en un blanco de la propaganda socialista y anarquista.

Asesinato

Humberto I fue asesinado el 29 de julio de 1900 por el anarquista ítalo- americano Gaetano Bresci en Monza. Bresci afirmó que quería vengar las personas que murieron durante la Masacre de Bava-Beccaris. Bresci fue condenado a cadena perpetua y murió menos de un año después, por suicidio o asesinado por los guardas. Humberto fue enterrado en el Panteón de Roma, al lado de su padre Víctor Manuel II, el 9 de agosto de 1900. Fue el último Savoya para ser enterrado allí, pues su hijo y sucesor Víctor Manuel III murió en Egipto donde aún está enterrado en la Catedral de Santa Catalina, en Alejandría, Egipto y su nieto Humberto II está enterrado en la Abadía de Hautecombe en la Saboya francesa.




Margarita Teresa de Saboya


Margarita María Teresa Juana de Saboya (en italiano: Margherita Maria Teresa Giovanna di Savoia; Turín, 20 de noviembre de 1851 – Bordighera, 4 de enero de 1926) fue la reina consorte de Italia durante el reinado de su marido, Humberto I (1878–1900).
                           
Hija de Fernando, Duque de Génova y nieta de Carlos Alberto de Cerdeña, se casó con su primo hermano Humberto en 1868. Su madre fue la princesa Isabel de Sajonia. El 11 de noviembre de 1869, Margarita dio a luz a Víctor Manuel, Príncipe de Nápoles, después Víctor Manuel III de Italia.
Animó a artistas y escritores y fundó instituciones culturales, particularmente la Società del Quartetto, y la Casa di Dante. Protegió al músico Francesco Paolo Tosti, al que nombró su profesor de canto y responsable del Archivo Musical de la Corte. Fue benefactora de muchas organizaciones benéficas, sobre todo la Cruz Roja.

En 1889 la pizzaMargherita fue nombrada en su honor, aunque burlonamente se decía que esa especialidad napolitana tuvo que prescindir del hasta entonces obligado ajo porque la reina no lo soportaba. En cambio, se incorporó el queso por primera vez. En su honor, el duque de los Abruzzos bautizó con su nombre la Punta Margherita en los Alpes y la cima Margherita, el punto más alto del Monte Stanley, la tercera montaña más alta de África.

La ciudad de Margherita es una localidad de la India en el distrito de Tinsukia, estado de Assam, que fue nombrada en honor a la reina.

Fue madrina de bautismo de la princesa Margarita de Prusia, reina consorte de Finlandia. Por ella tomó su nombre.

Otros datos

Según la leyenda, en 1889 en el restaurante Il Brandi, a la Reina Margarita de Saboya le sirvieron una pizza especialmente hecha para ella con los colores de la bandera nacional. La pizza tenía una base de tomate, una capa de mozzarella blanca y, para terminar, una ramita de albahaca, una simple e ingeniosa combinación de sabores que fue nombrada «Margarita», en honor de la reina.

Distinciones honoríficas

  • Order of Queen Maria Luisa (Spain) - ribbon bar.png Dama de la Orden de las Damas Nobles de la Reina María Luisa.

 

Humberto I fue asesinado el 29 de julio de 1900 por el anarquista ítalo- americano Gaetano Bresci en Monza.










Víctor Manuel III de Italia

Enlace aquí:

Víctor Manuel III de Italia (en italiano: Vittorio Emanuele III; Nápoles, Italia, 11 de noviembre de 1869-Alejandría, Egipto, 28 de diciembre de 1947) fue rey de Italia entre 1900 y 1946. Su nombre completo era Vittorio Emanuele Ferdinando Gennaro Maria di Savoia-Carignano. Fue nombrado miembro de la Insigne Orden del Toisón de Oro el 2 de diciembre de 1878.[1] Su título al nacer era de Príncipe de Nápoles. Es recordado por haber cargado con los más de 20 años de dictadura fascista de Benito Mussolini. A la muerte de este, huyó a Egipto, permitiendo a Italia convertirse en una república. Falleció en Alejandría en 1947.
                         
Sucedió a su padre, Humberto I, en 1900 cuando éste murió asesinado en Monza. Recibió, como era frecuente en los príncipes de su época, formación militar, pero debido a su baja estatura (1,53 m), hubo que cambiar la legislación castrense a este respecto; también el rey mostró especial interés por los asuntos de la milicia. Durante su reinado, Italia trató de incrementar su aún incipiente Imperio colonial italiano y también aumentar su territorio nacional lo que llevó al país a verse envuelto en varios conflictos: en un primer momento se lanzó a la Guerra Ítalo-Turca en 19111912 con la cual Italia consiguió adueñarse de los territorios turcos de Tripolitania y Cirenaica, luego participó en la Primera Guerra Mundial (19151918) en el bando aliado, logrando anexarse el Trentino y el Alto Adigio, regiones de población italiana pero gobernadas por Austria.

Durante las dos primeras décadas de su reinado, Víctor Manuel III actuó dentro de los límites marcados por la Constitución y no interfirió en la acción de los sucesivos gobiernos, donde destacaban los liberales de Giovanni Giolitti y los conservadores de Antonio Salandra, permitiendo que se desarrollase el parlamentarismo. Pero en 1922 ante la violenta presión ejercida sobre el gobierno por la Marcha sobre Roma que habían organizado el aún joven movimiento fascista liderado por Benito Mussolini, el monarca no aceptó declarar el estado de sitio que había solicitado el primer ministro Luigi Facta y, el 30 de octubre, aceptó el nombramiento de Mussolini como primer ministro, vulnerando sus atribuciones constitucionales.

Reinado bajo el fascismo

Con Mussolini en el poder, el monarca ni se opuso ni tan sólo opinó sobre el desmantelamiento del sistema constitucional y la imposición del régimen totalitario fascista en 1925. Los sucesivos plebiscitos que reforzaron el control total del fascismo sobre la política italiana no fueron cuestionados por el rey, que se resignó al rol ceremonial que le fuera impuesto por Mussolini, quien cuidó de no atacar los privilegios de la Casa de Saboya ni de la aristocracia vinculada a ella. La agonía del parlamentarismo italiano y la lenta imposición de la dictadura mussoliniana fueron así consentidas por el monarca, quien tampoco se interpuso cuando Mussolini acabó con la oposición democrática y liberal.

En el año 1929 Mussolini concluyó con el papa Pío XI los llamados Pactos de Letrán, por los que se creaba el estado soberano de la Ciudad del Vaticano. Estos acuerdos cerraban definitivamente el conflicto que estaba abierto desde 1870 con la toma de Roma por parte de las tropas del nuevo reino de Italia.

Más tarde, con el triunfo italiano en la Guerra de Etiopía (19351936), Víctor Manuel III fue proclamado emperador de Etiopía (1936–1941), pero sólo fue reconocido como tal por los aliados del fascismo italiano, como la Alemania nazi.Precisamente debido a la conquista de Etiopía, Italia fue objeto de sanciones por parte de la Sociedad de Naciones y en un gesto de desdén se autoexcluyó de la misma. Bajo su reinado Italia participó también en la Guerra Civil española en apoyo del Bando sublevado liderado por Francisco Franco (19361939). Unos meses antes del comienzo de la Segunda guerra mundial, aprovechando la ocupación alemana de Checoslovaquia, Mussolini invadió y anexionó Albania en abril de 1939, por lo que Víctor Manuel también fue proclamado rey de Albania.

Víctor Manuel III tampoco se opuso cuando Mussolini inició su alianza con la Alemania nazi en 1936 ni cuando se suscribió el Pacto de Acero en 1939 que justificó la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial en junio de 1940.

Últimos años

Víctor Manuel III de uniforme (1936).



Benito Mussolini impidió cualquier margen de maniobra al monarca que se mantuvo como Jefe del Estado con funciones representativas, sin opción alguna de tomar iniciativas políticas. Víctor Manuel III no trató de impedir ni mostró reserva alguna con los crímenes del fascismo, aunque desde 1941 empezó a resentir la excesiva influencia del Tercer Reich en los asuntos internos de Italia; pero su oposición quedó en palabras y no pasó a los hechos. Cuando las derrotas de El Alamein y el éxito de la invasión aliada de Sicilia mostraron que la derrota alemana sería segura, los líderes fascistas depusieron al Duce el 25 de julio de 1943. Víctor Manuel encargó entonces al mariscal Pietro Badoglio la formación de un gobierno que puso a Italia en el bando de los aliados y acabó con el régimen de Benito Mussolini. No obstante, tras acordarse el Armisticio de Cassibile con los aliados, y no recibir apoyo militar de éstos contra las tropas de la Wehrmacht que aún estaban en suelo italiano, Víctor Manuel y su corte abandonaron Roma de manera precipitada antes que fuera ocupada por las tropas alemanas, y se trasladó la capital a Bari.

La pérdida de prestigio de la Monarquía por el papel de Víctor Manuel III durante la dictadura de Benito Mussolini quedó culminada por la fuga precipitada de Roma abandonando la capital a los alemanes. Instalado el gobierno de Badoglio en Bari, el rey Víctor Manuel cesó de ejercer sus poderes de monarca pero sin abdicar, designando en 1944 a su hijo Humberto de Saboya que asumiera el cargo de "Lugarteniente General del Reino de Italia", a fin de suavizar el desprestigio de la Casa Real.

Abdicación

Mussolini y su amante fueron ejecutados. Fueron colgados y torturados a muerte el 29 de abril de 1945. Ahora sí, Víctor Manuel III finalmente se había librado de Mussolini, e Italia estaba por experimentar un profundo cambio tras 23 años de fascismo.

Aun así, siendo consciente del rechazo que provocaba entre la población italiana, Víctor Manuel III trató de salvaguardar la continuidad de la Casa de Saboya abdicando, el 9 de mayo de 1946, a favor de su hijo y heredero Humberto II. Pese a ello, el desprestigio de Víctor Manuel en sus últimos años provocó que, en el referéndum celebrado el 2 de junio de 1946, los italianos optaran mayoritariamente por la República, aunque el resultado de la consulta electoral fuera sospechoso de fraude en perjuicio de la opción monárquica y que fuese motivo de polémicas y controversias hasta la actualidad.

Tras su abdicación, Víctor Manuel de Saboya partió al exilio bajo el nombre de Conte di Pollenzo y murió un año después en Alejandría, Egipto, en cuya iglesia de Santa Catalina fue y continúa sepultado.

Familia

En 1896 contrajo matrimonio con la princesa Jelena Petrović-Njegoš (1873–1953), hija del rey Nicolás I de Montenegro. El matrimonio tuvo cinco hijos:

Honores




Elena de Montenegro


Elena de Montenegro (nacida Jelena Petrović-Njegoš, Cetinje, 8 de enero de 1873 - Montpellier, 28 de noviembre de 1952) fue reina consorte de Italia (1900-1946) como esposa de Víctor Manuel III.

Era la hija del rey Nicolás I de Montenegro y de su esposa, Milena Vukotić.

Vida pública                      

La Reina Elena de Montenegro, como era llamada por sus súbditos italianos, fue la más influyente mujer montenegrina de la historia, ya que reinó sobre los italianos (Reina de Italia, desde 1900 hasta 1946), sobre los etíopes (Emperatriz de Etiopía, desde 1936 hasta 1941) y sobre los albaneses (Reina de Albania desde 1939 hasta 1943).

Algunos historiadores (como Dennis Mack Smith) afirman que influyó sobre su marido (el Rey Víctor Manuel III ) para que impusiera a Mussolini la creación del "Estado Independiente de Montenegro" en 1941 (los fascistas croatas y albaneses querían dividirse entre ellos, después de la derrota de Yugoslavia por parte de Italia y Alemania).

Durante el reinado de su marido colaboró con la Cruz Roja italiana, siendo la primera inspectora del Cuerpo de Damas Enfermeras, y participó en otras iniciativas caritativas.
Está sepultada en una sencilla tumba del cementerio municipal de Montpellier, Francia.

Títulos, tratamientos y distinciones honoríficas

Títulos y tratamientos

  • 8 de enero de 1873 - 24 de octubre de 1896: Su Alteza Real la princesa Elena de Montenegro
  • 24 de octubre de 1896 - 29 de julio de 1900: Su Alteza Real la Princesa de Nápoles
  • 29 de julio de 1900 - 9 de mayo de 1946: Su Majestad la Reina consorte de Italia
  • 9 de mayo de 1946 - 28 de noviembre de 1952: Su Majestad la Reina Elena, condesa di Pollenzo

Distinciones honoríficas

















No hay comentarios:

Publicar un comentario